LA FERIA DE LOS DISCRETOS

–¿Saben ustedes lo que yo pensaba cuando estaba en Inglaterra? – dijo Quintín.

–¿Qué? –preguntó Pacheco.

–Poner una capilla. Ustedes habrán visto en Madrid una capilla creo que en la calle de Fuencarral, donde la gente echa mucho dinero. Pues yo la vi al pasar por la corte, y en el colegio siempre pensaba: “Cuando llegue a España pongo cuatro o cinco capillas, y todo el dinero que se recoja para mí.”

–Vaya unas ideas que tiene usted –dijo la condesa.

–Yo siempre he pensado que lo primero es hacerse rico.

–¿Y por qué no trabajar?

–Trabajando es como no se puede uno hacer rico. Yo tengo dos aforismos como regla de mi vida; son estos: Primero, sea tuyo o de otro, no te acuestes nunca sin dinero; segundo, la pereza siempre tiene su premio, y el trabajo su castigo.

PÍO BAROJA

Pío Baroja nació en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872. Fue un escritor de la generación del 98 y acabó la carrera de Medicina, aunque apenas la ejerció. Trabajó en una panadería legado de su tía en Madrid y ya allí comenzó a colaborar con sus primeros artículos. A la par de trabajar en la panadería, escribió sus primeras novelas. También ejerció la actividad política llegando a presentarse como concejal y diputado, pero fracasó en ambos objetivos. Cuando estalló la Guerra Civil vivió entre París y Madrid, pero ya sus novelas no alcanzaban el nivel de las anteriores. Murió el 30 de octubre de 1956 en Madrid.

Gran narrador, sus novelas se pueden clasificar en dos grupos: obras en las que predomina la acción, como Zalacaín el aventurero, Las inquietudes de Shanti Andía o La feria de los discretos; y novelas de reflexión, con un importante componente filosófico, como El Árbol de la ciencia o La busca. Destaca en ellas la maestría en la creación de los personajes, la estructura abierta, el pesimismo dominante y el estilo sencillo, a veces criticado por su desaliño. 

En esta ocasión es el alumno de 1º de Bachillerato D Javier Amezcua Martínez quien nos propone el texto y añade el siguiente comentario:

El fragmento escogido pertenece al libro La feria de los discretos, publicado en 1905 y ambientado en la Córdoba de 1868, previa a la revolución conocida como  “La Gloriosa”. El escritor en la mayoría de sus libros expone una visión pesimista de España, unida a la experiencia de un hombre de acción; ambas visiones se aprecian en este fragmento. Vemos cómo Quintín se transforma en un hombre de acción. Para ello deja atrás todo sentimiento y vive para él mismo. Ahí se demuestra la visión negativa del autor, ya que piensa que el pueblo de España está condenado a ser así, a ser egoísta, individualista y a tener como afán el dinero. Lo que más llama la atención es la última parte del fragmento en la que afirma que un trabajador nunca podrá llegar a ser rico mediante su labor. Mas si no das un palo al agua y no trabajas, como la inmensa mayoría de los ricos actualmente, cuya única labor es invertir en bolsa, te harás multimillonario. Es asombroso cómo el autor refleja esta ideología, muy española y cómo hoy en día podemos observar que esto sigue ocurriendo. Este fragmento nos hace reflexionar sobre si de verdad la sociedad en la que estamos tiene unos valores adecuados, sabiendo que son contrarios a la cooperación y que es una sociedad individualista, e injustos, cuando el trabajo no es recompensado justamente y para ganar dinero hay que dejar de trabajar.

Si os interesa conocer algunas novelas ambientadas en Córdoba, podéis ver el siguiente vídeo:

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

GRACIAS

Tengo todo lo que necesito. Lo poco que echo en falta son recuerdos y no están a la venta en ningún catálogo. Tengo una ducha con presión, toallas suaves y sábanas blancas. Agua clara, aire limpio, relativo silencio. Amor, familia y algunos cómplices con los que compartir proyectos. En tiempos agitados siento cierta sensación de tranquilidad o, por lo menos, de estabilidad. Tengo una cerveza fría a mano, salud y buen apetito. Disfruto de una vida confortable con techo, mesa de comedor, zapatos, calefacción y un sinfín de aparatos que se enchufan.

No es cierto que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Es el azar el que decide y a mí me ha colocado en un sitio y en un momento privilegiado. Vivo en una ciudad en la que otros sueñan con pasar unas horas. Las calles y las playas están limpias. Hay farolas, autobuses, ambulancias y otros servicios que funcionan. Tengo agua corriente, cuenta corriente, corriente eléctrica y otras cosas corrientes que en la mayor parte del mundo son extraordinarias.

Mi pesadilla recurrente es despertar y descubrir que mi suerte era sólo un sueño. Amanecer en Siria o en Sudán. No ver crecer a mis hijas. Que me quiten mi casa. No poder valerme por mí mismo. Verme obligado a pedir. Vivir lejos de la gente que quiero. Estar atado desde niño a un fusil o a una máquina de coser. Embarcar a mi familia en una lancha atestada de refugiados. Conformarme con sobrevivir.

En estas fechas no disfruto demasiado con la tradición de hacer y recibir regalos. Supongo que un día me di cuenta de que mi mayor regalo es disfrutar de lo que ya tengo.

Doy gracias por tener la fortuna de ser consciente de ello.

GUILLE VIGLIONE.

Guille Viglione es publicista y reside en San Sebastián. Es presidente y director creativo ejecutivo de la agencia Dimensión. También publica sus columnas en El Diario Vasco y en su blog titulado Absolutamente innecesario

La columna que publicamos apareció en El Diario Vasco, en la edición dominical, el día 24 de diciembre de 2017. Tras estos días de abundancia y desenfreno consumista, nos parece recomendable detenernos a reflexionar sobre qué es lo verdaderamente necesario y lo que nos produce felicidad en la vida. 

En el siguiente vídeo se exponen de forma muy didáctica algunas ideas sobre consumo responsable.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NACIMIENTO DE CRISTO

Un pastor pide teta por la nieve que ondula 
blancos perros tendidos entre linternas sordas. 
El Cristito de barro se ha partido los dedos 
en los tilos eternos de la madera rota. 

¡Ya vienen las hormigas y los pies ateridos! 
Dos hilillos de sangre quiebran el cielo duro. 
Los vientres del demonio resuenan por los valles 
golpes y resonancias de carne de molusco. 

Lobos y sapos cantan en las hogueras verdes 
coronadas por vivos hormigueros del alba. 
La luna tiene un sueño de grandes abanicos 
y el toro sueña un toro de agujeros y de agua. 

El niño llora y mira con un tres en la frente, 
San José ve en el heno tres espinas de bronce. 
Los pañales exhalan un rumor de desierto 
con cítaras sin cuerdas y degolladas voces. 

La nieve de Manhattan empuja los anuncios 
y lleva gracia pura por las falsas ojivas. 
Sacerdotes idiotas y querubes de pluma 
van detrás de Lutero por las altas esquinas.

FEDERICO GARCÍA LORCA

Natural de Fuente Vaqueros (Granada, 1898-1936), la vida y trayectoria intelectual de García Lorca se truncaron bruscamente en agosto de 1936, con el inicio de la guerra civil española. Su poesía y su teatro reflejan el habla, la música y las costumbres de la sociedad rural española donde el surrealismo contrasta con la imagen real de España. Tras el enorme éxito obtenido por su Romancero gitano (1928), tanto en España como en el exterior, Lorca, en lugar de seguir cultivando la poesía andaluza y gitana, decide cambiar completamente este mundo propio y viajar a Nueva York. La ciudad supuso un enorme choque para el poeta, que se siente perdido entre las aristas, las multitudes y las enormes avenidas, en medio de un río humano que no se interesa por nadie. Surge un libro extraño y surrealista, Poeta en Nueva York, otra de las cimas de su poesía, al que pertenece este peculiar villancico, publicado póstumamente, en 1940.

 

Federico García Lorca, siempre se sintió atraído por lo popular; también por la religión, llena de supersticiones, ritos e imágenes heredados del paganismo de los pueblos ibéricos pre-romanos. En este inquietante “Nacimiento de Cristo” describe  una noche en la que reina una tormenta de nieve. Los ecos populares del “Cristito de barro” del Belén se unen a notas surrealistas: la tradición y la vanguardia, fundidas como solo saben hacerlo los autores de la Generación del 27.

El cantante Víctor Manuel versionó este poema en un disco recopilatorio en el que diversos cantantes interpretan obras del poeta granadino, llamado Poetas en Nueva York. La música acompaña el surrealismo del poema.

Os deseamos a todos unas felices vacaciones navideñas. Nos volveremos a encontrar el próximo año. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PREPARANDO LA CENA

La otra noche vi la tele. Era sábado y mientras preparaba la cena puse un debate nocturno. Allí salía el más joven de los aspirantes al liderazgo en el Partido PopularSe llama Pablo Casado y se expresa con estupenda soltura. Atacó a sus rivales y esquivó cualquier pregunta incómoda. Cuando le insistieron en afear los enormes casos de corrupción que han salpicado a su partido, terminó por decir que los españoles están fatigados de hablar de esas cosas y que lo que quieren es que los medios y los políticos hablen de las cosas que les importan, como el paro, la sanidad y la educación. Fue entonces cuando habló de la educación y dijo algo chocante. Según un estudio europeo, la mayoría de los alumnos actuales desempeñarán trabajos en el futuro que hoy en día no existen. Serán nuevos oficios. Por eso, explicó, es absurdo que sigan estudiando de memoria los nombres de los ríos y los reyes godos. Cuando lo escuché me pareció un razonamiento muy atinado. Pero un segundo después, algo disparó mi capacidad de estupefacción.  

Para empezar ya casi nadie estudia los reyes godos. Y en segundo lugar, si de verdad los empleos del futuro están por inventarse, lo único que merece la pena aprender es el nombre de los ríos, porque de lo que estamos seguros, si algún trasvase no lo impide, es de que el Duero, el Tajo, el Ebro y el Guadalquivir van a seguir donde están cuando nos muramos todos los que estamos ahora mismo vivos. La enseñanza aplicada a los empleos no es la base esencial de la enseñanza. He aquí un error habitual de los políticos. La enseñanza debería destinarse a formar los mecanismos de pensamiento y estudio de las personas, abrirles la capacidad de aprender, mostrarles el camino para ser personas creativas, plenas y solventes. También honestas, también articuladas, capaces de discutir con palabras, de asociar ideas, de relacionar la historia del pasado con la historia por venir y de entender que formamos parte de una humanidad que ha parido ingenios tan bellos, prácticos y eficaces que estudiarlos no es una condena sino un modo de rendirles admiración para tratar de emularlos algún día.

Yo no sé la idea que tienen de empleo para sus hijos, pero sí sé que preferiría que fueran capaces de desempeñar oficios para los que valen, en los que se sienten retados, vocacionalmente fascinados, en los que pueden ser valiosos, creativos y experimentadores hasta puntos inalcanzables hoy día. También sé que muchos de ellos tendrán que conformarse con labores mecánicas, puestos por debajo de sus ideales, empleos penosos con los que sobrevivir. Pero no quiero que estudien para ellos desde niños. Quiero que estudien para soñar, para ser libres, para aspirar a tocar con los dedos lo más grande que tenemos, ríos y geografías, pasado histórico, legado artístico, idiomas ajenos, todo aquello que es inútil para según qué líderes sociales. Ya que no sabemos qué empleos se inventarán en el futuro para paliar un paro tan desbordado como el español, formémoslos en lo esencial, valores humanísticos y conocimiento científico no aplicado a la tecnología de paso, sino a la grandeza inmortal. Y que corran un rato y estén sanos y flexibles, y que sepan algo de música y teatro y también filosofía, porque se dediquen a lo que se acaben dedicando y aunque se especialicen para desempeñar un oficio, esas disciplinas les serán providenciales. Así que apagué la tele y terminé de preparar la cena.

DAVID TRUEBA, El Periódico, 8/6/2016.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo. Autor polifacético, como guionista debutó con la película Amo tu cama rica (1992), de Emilio Martínez-Lázaro. Otros de sus guiones más conocidos son los de Los peores años de nuestra vida (1994), Two much (1995), Perdita Durango (1997), La niña de tus ojos (1998) o el documental de Carles Bosch Balseros (2002), nominado al Oscar. Su primera película como director fue La buena vida (1996), a la que siguieron Obra Maestra (2000), Soldados de Salamina (2003), Bienvenido a casa (2006) y Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), entre otras. En televisión codirigió el show El peor programa de la semana, junto a El Gran Wyoming (1993-94). Creó y dirigió en 2010 la serie de televisión para Canal + ¿Qué fue de Jorge Sanz? Ha publicado cinco novelas: Abierto toda la noche (1995), Cuatro amigos (1999), Saber perder (2008), que obtuvo el Premio Nacional de la Crítica  la Mejor Novela y fue designada “Novela del año” por El Cultural de El Mundo; Bitz (2015) y Tierra de campos (2017). Sus artículos en prensa han sido recogidos en las antologías Artículos de ocasión (1998), Tragarse la lengua y otros artículos de ocasión (2003) y Érase una vez (2013).

El artículo que publicamos esta semana pretende centrar la reflexión sobre la enseñanza en lo esencial del sistema docente, que en nuestro país no consigue un consenso entre las distintas tendencias políticas y parece más atento a las necesidades laborales que a la formación integral del individuo. 

Para conocer mejor a David Trueba, podéis ver el siguiente vídeo:

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

RÉQUIEM

Manuel del Río, natural 
de España, ha fallecido el sábado 
11 de mayo, a consecuencia 
de un accidente. Su cadáver 
está tendido en D’Agostino 
Funeral Home. Haskell. New Jersey. 
Se dirá una misa cantada 
a las 9.30 en St. Francis.

Es una historia que comienza 
con sol y piedra, y que termina 
sobre una mesa, en D’Agostino, 
con flores y cirios eléctricos. 
Es una historia que comienza 
en una orilla del Atlántico. 
Continúa en un camarote 
de tercera, sobre las olas 
—sobre las nubes— de las tierras 
sumergidas ante Platón. 
Halla en América su término 
con una grúa y una clínica, 
con una esquela y una misa 
cantada, en la iglesia St. Francis.

Al fin y al cabo, cualquier sitio 
da lo mismo para morir: 
el que se aroma de romero 
el tallado en piedra o en nieve, 
el empapado de petróleo. 
Da lo mismo que un cuerpo se haga 
piedra, petróleo, nieve, aroma. 
Lo doloroso no es morir 
acá o allá…

Réquiem aetérnam, 
Manuel del Río. Sobre el mármol 
en D’Agostino, pastan toros 
de España, Manuel, y las flores 
(funeral de segunda, 
caja que huele a abetos del invierno), 
cuarenta dólares. Y han puesto 
unas flores artificiales 
entre las otras que arrancaron 
al jardín… Libérame Dómine
de morte aeterna… Cuando mueran 
James o Jacob verán las flores 
que pagaron Giulio o Manuel…

Ahora descienden a tus cumbres 
garras de águila. Dies irae. 
Lo doloroso no es morir 
Dies illa acá o allá, 
sino sin gloria…

Tus abuelos 
fecundaron la tierra toda, 
la empapaban de la aventura. 
Cuando caía un español 
se mutilaba el universo. 
Los velaban no en D’Agostino 
Funeral Home, sino entre hogueras, 
entre caballos y armas. Héroes 
para siempre. Estatuas de rostro 
borrado. Vestidos aún 
sus colores de papagayo, 
de poder y de fantasía.

Él no ha caído así. No ha muerto 
por ninguna locura hermosa. 
(Hace mucho que el español 
muere de anónimo y cordura, 
o en locuras desgarradoras 
entre hermanos: cuando acuchilla 
pellejos de vino derrama 
sangre fraterna). Vino un día 
porque su tierra es pobre. El mundo 
Libérame Dómine es patria. 
Y ha muerto. No fundó ciudades. 
No dio su nombre a un mar. No hizo 
más que morir por diecisiete 
dólares (él los pensaría 
en pesetas) Réquiem aetérnam. 
Y en D’Agostino lo visitan 
los polacos, los irlandeses, 
los españoles, los que mueren 
en el week-end.

Réquiem aetérnam. 
Definitivamente todo 
ha terminado. Su cadáver 
está tendido en D’Agostino 
Funeral Home. Haskell. New Jersey. 
Se dirá una misa cantada 
por su alma.

Me he limitado 
a reflejar aquí una esquela 
de un periódico de New York. 
Objetivamente. Sin vuelo 
en el verso. Objetivamente. 
Un español como millones 
de españoles. No he dicho a nadie 
que estuve a punto de llorar.

JOSÉ HIERRO, Cuanto sé de mí, 1957

José Hierro (Madrid,1922-2002), cántabro de adopción. La guerra interrumpió sus estudios de perito industrial y fue apresado por pertenecer a una organización de ayuda a presos políticos. Fue en prisión comenzó a escribir poemas. Tierra sin nosotros (1947) fue su primera obra, a la que siguió ese mismo año Alegría, que recibió el premio Adonáis. Trabajó en prensa, radio, en el Ateneo y en diferentes oficios. También fue crítico de arte. El mar, símbolo de la eternidad, y la música de las palabras son constantes en su obra. En 1995 recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y en 1998 el Premio Cervantes. Miembro de la Real Academia de la Lengua. Su último libro de poemas, Cuaderno de Nueva York (1999), es considerado un hito de la poesía española contemporánea. 

Esta semana celebramos el día de la Constitución y el de los Derechos humanos. Este poema de José Hierro, seleccionado por Ángel Campillo, nos habla del drama de la emigración, del silencio de los trasterrados, de su vida de añoranza y soledad. Como los refugiados hoy buscan un horizonte en una tierra remota, antes también muchos españoles buscaban un futuro en un país desconocido. No debemos olvidarnos de lo que fuimos ni podemos cerrar los ojos ante lo que sigue ocurriendo.

El siguiente vídeo contiene una entrevista con José Hierro:

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

FEMINISMO SALVAJE

Desengañémonos: los hombres de mi generación somos machistas por defecto. Los de mi generación y los de la anterior y los de la anterior a la anterior, y así hasta el infinito. La culpa la tienen por supuesto nuestras madres, cosa que yo sé muy bien porque soy el único varón en un hogar de cuatro hembras y mi madre nunca me dejó fregar un puñetero plato, mientras que mis hermanas la ayudaban en las faenas de la casa (¡un beso, mamá!). No sé cómo serán los chicos de ahora: a juzgar por mi hijo, muchísimo mejores que nosotros; a juzgar por las estadísticas, iguales o peores. Por una vez seguro que tienen razón las estadísticas.

Pero la verdad de la verdad es que la culpa de todo no la tienen nuestras madres (¡otro beso, mamá!). Increíblemente, desde el principio de los tiempos los hombres hemos considerado a las mujeres como seres inferiores, poco más que animalitos domésticos creados para hacernos la vida agradable; y esto no solo lo hemos hecho los hombres normales y corrientes, sino también los sabios más sabios que en el mundo han sido. Claro que aquí también hay excepciones. La más notoria es un viejo veterano de Lepanto llamado Miguel de Cervantes que vio a sus hermanas humilladas y ofendidas por los cabrones de turno y llenó sus libros de mujeres valerosas que no se cansan de denunciar los desafueros de los hombres ni de clamar por su dignidad y su libertad. Y por cierto: mucho don Quijote mucho don Quijote, pero lo que nadie dice es que, si don Quijote estuviera vivo, santificando todos los caminos con el paso augusto de su heroicidad (como dice Rubén Darío), sin la más mínima duda se dedicaría en exclusiva a perseguir por tierra, mar y aire a esos hijos de mala madre que maltratan y asesinan mujeres y, una vez los hubiera pillado, sin fórmula de juicio les cortaría el rabo y los testículos, se los metería en la boca, les cosería los labios con hilo de bramante y los abandonaría en mitad de Los Monegros para que murieran al sol en medio de horribles tormentos. Eso es lo que haría don Quijote, y don Quijote no se equivoca nunca. Hay cosas que no entiendo. No entiendo que, después de siglos y siglos de maltratos y explotación despiadados, las mujeres sigan aguantándonos, sigan queriéndonos y cuidándonos. No entiendo que, mientras unos cobardes de mierda matan mujeres indefensas a diario, no broten como hongos comandos de mujeres armadas que imiten a don Quijote y se tomen la justicia por su mano y se dediquen a cortar rabos y testículos y todo lo demás, incluido el sol de Los Monegros. Pero lo que de ninguna manera puedo entender es que, después de haber sido gobernadas durante milenios por nosotros —en lo esencial una panda de descerebrados borrachos de testosterona y únicamente ocupados en beber cerveza y averiguar quién es más macho mientras provocamos catástrofes—, las mujeres no nos hayan prohibido de manera terminante el acceso al poder ni nos hayan castigado a fregar suelos de rodillas durante los tres próximos siglos. En resumen: hay quien piensa que el feminismo se está volviendo de un tiempo a esta parte extremista y está yendo demasiado lejos; yo lo que pienso es que de momento, y hasta nueva orden, incluso la forma más extremista de feminismo es demasiado moderada. ¿Tiene solución nuestro milenario y vomitivo machismo por defecto? A corto plazo, lo dudo, al menos en lo que a mí respecta. Pero he observado que algunas cosas pueden resultar útiles; por ejemplo, tener una hija adolescente. De hecho, un amigo mío la tiene y, aterrorizado ante los peligros que la acechan, ha creado una Asociación de Padres de Hijas cuyo símbolo es una podadera y cuyo lema el siguiente: “Capar, capar, capar”. Vamos por buen camino.

En fin. Todo lo anterior se me ocurrió leyendo una deliciosa novela gráfica titulada Más vale Lola que mal acompañada; la protagoniza un personaje llamado Lola Vendetta, que aparece en la portada con su espada tinta en sangre quijotesca; su lema es: “El feminismo no se sufre, se disfruta”. Como todos los héroes, Lola Vendetta no tiene edad; su autora, Raquel Riba, tiene 27 años. Que Dios las bendiga a las dos. Y a ti también, mamá.

JAVIER CERCAS

Javier Cercas (Ibahernando, Cáceres, 1962) ejerció como profesor de Literatura española en la universidad de Gerona, hasta que sus éxitos novelísticos, especialmente Soldados de Salamina (2001), le han permitido dedicarse a la literatura y al periodismo exclusivamente. Colabora con regularidad en el diario El País con sus columnas de opinión, como la que publicamos. se caracteriza por la mezcla de géneros literarios, el uso de la novela testimonio y la unión de crónica y ensayo con ficción. También ha realizado diversas traducciones de obras de otros autores. Otras de sus novelas son La velocidad de la luz (2005), Anatomía de un instante (2009)  y El impostor (2014). La última es El monarca de las sombras (2017). Cercas se ha especializado en tratar la época de la dictadura franquista. Su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas. 

Con motivo del Día contra la violencia machista, nos parece oportuno recuperar esta reflexión, publicada en El País el 13 de abril de 2017. Creemos que es hora de que los hombres también reivindiquen el feminismo. Solo así podremos avanzar hasta conseguir erradicar esta lacra social que cada día se cobra vidas inocentes.

Podéis escuchar en este vídeo a Iñaki Gabilondo en otra reflexión sobre la violencia machista.

http://cadenaser.com/programa/2017/03/08/hoy_por_hoy/1488958597_800599.html

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ROMANCE SONÁMBULO

Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes ramas.

El barco sobre la mar

y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura

ella sueña en su baranda,

verde carne, pelo verde,

con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde.

Bajo la luna gitana,

las cosas le están mirando

y ella no puede mirarlas.

 

              *

 

Verde que te quiero verde.

Grandes estrellas de escarcha,

vienen con el pez de sombra

que abre el camino del alba.

La higuera frota su viento

con la lija de sus ramas,

y el monte, gato garduño,

eriza sus pitas agrias.

¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde…?

Ella sigue en su baranda,

verde carne, pelo verde,

soñando en la mar amarga.

 

              *

 

Compadre, quiero cambiar

mi caballo por su casa,

mi montura por su espejo,

mi cuchillo por su manta.

Compadre, vengo sangrando,

desde los montes de Cabra.

Si yo pudiera, mocito,

ese trato se cerraba.

Pero yo ya no soy yo,

ni mi casa es ya mi casa.

Compadre, quiero morir

decentemente en mi cama.

De acero, si puede ser,

con las sábanas de holanda.

¿No ves la herida que tengo

desde el pecho a la garganta?

Trescientas rosas morenas

lleva tu pechera blanca.

Tu sangre rezuma y huele

alrededor de tu faja.

Pero yo ya no soy yo,

ni mi casa es ya mi casa.

Dejadme subir al menos

hasta las altas barandas,

dejadme subir, dejadme,

hasta las verdes barandas.

Barandales de la luna

por donde retumba el agua.

 

              *

 

Ya suben los dos compadres

hacia las altas barandas.

Dejando un rastro de sangre.

Dejando un rastro de lágrimas.

Temblaban en los tejados

farolillos de hojalata.

Mil panderos de cristal,

herían la madrugada.

 

              *

 

Verde que te quiero verde,

verde viento, verdes ramas.

Los dos compadres subieron.

El largo viento, dejaba

en la boca un raro gusto

de hiel, de menta y de albahaca.

¡Compadre! ¿Dónde está, dime?

¿Dónde está mi niña amarga?

¡Cuántas veces te esperó!

¡Cuántas veces te esperara,

cara fresca, negro pelo,

en esta verde baranda!

 

              *

 

Sobre el rostro del aljibe

se mecía la gitana.

Verde carne, pelo verde,

con ojos de fría plata.

Un carámbano de luna

la sostiene sobre el agua.

La noche su puso íntima

como una pequeña plaza.

Guardias civiles borrachos,

en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes ramas.

El barco sobre la mar.

Y el caballo en la montaña.

FEDERICO GARCÍA LORCA

  Federico García Lorca (Fuentevaqueros, Granada, 1898-Alfacar, Granada, 1936), poeta granadino de la Generación del 27, ha sido uno de los escritores que más ha aportado al flamenco. Siempre se sintió atraído por lo popular, que es lo que inspira algunos de sus libros, especialmente el Romancero Gitano (1928) y el Poema del Cante Jondo (1931). También se manifiesta este sabor flamenco y gitano en sus obras teatrales, especialmente en Bodas de Sangre (1933), Yerma (1934) y La Casa de Bernarda Alba (1939).

   Mª Dolores Ariza nos propone este famoso poema para celebrar el Día del Flamenco. Este es su comentario:

   El afán de García Lorca porque no se perdieran las tradiciones populares, entre ellas la tradición del cante jondo gitano, lo llevó a convocar junto a Manuel de Falla el “I Concurso de Cante Jondo”, celebrado en Granada en junio de 1922. Son muchos los cantaores flamencos que han tratado de recrear la fuerza, la pasión y la tragedia de sus versos escogiendo poemas del gran poeta granadino: Camarón, Carmen Linares, Enrique Montoya, Enrique Morente, Juanito Valderrama, Lola Flores, Lole y Manuel, Manzanita, Pata Negra, Pepe Marchena…

    Pero fue el propio Lorca, mucho antes, uno de los primeros en entender que la cultura debía acercarse a lo popular y así, él se acercó al flamenco. En primer lugar, el poeta recopiló canciones populares, entre las que se encontraban letras gitanas y flamencas. que reunió en su Colección de Canciones Populares Antiguas. Entre esas canciones tradicionales se encontraban las tonadillas, bulerías, jaleos, seguidillas… que el propio Lorca grabó en 1931 acompañando con el piano a La Argentinita. En 1965, un jovencísimo Paco de Lucía ofreció con su guitarra su propia versión de estas mismas piezas en Doce Canciones de García Lorca para guitarra.

    Lorca ha recibido importantes homenajes de artistas flamencos. Uno de los primeros fue Enrique Morente en el disco En la Casa Museo de Federico García Lorca de Fuentevaqueros, en el que el cantaor se basó en la obra del poeta granadino. También Morente ha utilizado versos de Lorca en otros trabajos discográficos como Lorca. Manolo Sanlúcar, uno de los grandes renovadores del toque flamenco en el siglo XX, rindió también un sentido homenaje a Federico García Lorca en el disco Locura de brisa y trino, acompañando a la flamenca voz de Carmen Linares. Toda una muestra de flamenco puro, tanto en la guitarra como en el cante. Camarón ha interpretado en muchos de sus discos letras de García Lorca: “Nana del Caballo Grande”, “La leyenda del tiempo” o “Romance del Amargo”. Y finalmente, un homenaje colectivo, Los gitanos cantan a Federico García Lorca: Camarón, Manzanita, Lole y Manuel…,  ponen en este disco música flamenca a poemas de Lorca.

     Os proponemos escuchar este poema en la versión de Ketama y Manzanita:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario