CUANDO HASTA LOS PÁJAROS DEJEN DE CANTAR

Manbij, julio-agosto de 2014.

Al final, fue Shiar quien nos hizo abandonar Siria. Le había horrorizado que conviviéramos con las bombas y los yihadistas, y desde su vuelta a Alemania no paraba de insistir en que teníamos que marcharnos.

En la primavera y el verano de 2014, las cosas parecían haber tocado fondo. Primero nos enteramos de que había muerto el escritor Gabriel García Márquez, lo que nos apenó mucho a Nasrine y a mí. Luego, en Days of our lives, murió EJ. Sami y él se habían reconciliado por fin y entonces a él lo mató su guardaespaldas, que era un traidor. Yo, que ya me imaginaba lo que iba a pasar, estaba muy satisfecha conmigo misma por haber adivinado las intenciones de los guionistas, pero aun así su ausencia dejó un gran hueco en mi vida.

Las fuerzas de El Asad abandonaron nuestra zona para concentrarse en la defensa de Damasco, y ahora los que luchaban contra el Daesh eran los milicianos kurdos del YPG. Los kurdos somos musulmanes pero no estamos obsesionados con la religión. Nos identificamos más con nuestra cultura popular. La gente empezó a llamar a nuestra zona “Rojava”, el estado kurdo.

En enero, el Daesh estableció su cuartel general en la ciudad de Raqqa, a menos de ciento sesenta kilómetros de distancia. En Manbij eran cada vez más estrictos. Aparte de obligar a las mujeres a llevar el niqab, les decían a los hombres que tenían que ir a rezar a la mezquita cinco veces al día. Habían decapitado a un niño de catorce años acusado de violar a una señora mayor. Después, la madre del chico se murió de pena.

También prohibieron la música. Yo acababa de descubrir la música clásica y me encantaban la guitarra española del Concierto de Aranjuez de Rodrigo, y Andrea Bocelli cantando Time to say goodbye. La verdad es que me molestaba no haber descubierto antes aquella música, ¡y eso que creía que se me daba muy bien hacer descubrimientos!

En junio los yihadistas nos sorprendieron a todos tomando la ciudad kurda de Mosul, en el norte de Irak, y marchando hacia Bagdad. Publicaron un vídeo en el que se veía a su líder, Abu Bark al Baghdadi, dando un sermón desde la mezquita en el que proclamaba un califato que, según dijo, se extendería hasta España. “Es un deber para los musulmanes”, afirmó. “Un deber que ha quedado olvidado durante siglos y que debemos restablecer mediante la lucha”.

La verdad es que hacía mil años que no había califato. ¡Entérate, Baghdadi! Y si quieres que retrocedamos en el tiempo, deja tu Rolex. El caso es que la noticia salió en los informativos internacionales y de pronto en Occidente no se hablaba más que del Estado Islámico, como si acabaran de descubrir su existencia.

NUJEEN

Nujeen Mustafa

Nujeen Mustafa es una joven siria de 17 años que abandonó su país huyendo de los islamistas y de la brutal represión de la dictadura. Cruzó Europa de la mano de traficantes en su silla de ruedas, empujada por su hermana, solas, hasta llegar a Alemania a reunirse con su hermano. Nujeen es un ejemplo de la capacidad de superación y del optimismo vital. Su libro Nujeen es una autobiografía editada por Harper Collins que pretende cambiar la manera de pensar de mucha gente sobre los refugiados. Sorprendida por su repentina fama, solo pretendió con este libro de más de 250 páginas poner rostro y voz a las cifras de refugiados, las más abultadas desde la II Guerra Mundial. No solo sirios, sino también iraquíes, afganos, eritreos, somalís y libios, entre otros, han buscado en Europa una nueva vida. Nujeen rehúye el dramatismo y el victimismo, reflejando el día a día tremendo de su vida. Fue discriminada en Siria por pertenecer a la minoría étnica kurda y por padecer espasticidad en sus extremidades, un trastorno motor del sistema nervioso por el que algunos músculos están permanentemente contraídos, lo que le impide andar. En su libro también relata su decepción tras la primavera árabe, que en lugar de traer a su país la esperanza en una sociedad más libre, derivó en una guerra civil que golpeaba a su querida Alepo. Su mundo se vino abajo y el miedo tanto a Bashar el Assad como a los yihadistas del Daesh lo cambió todo. Apenas había salido de su pequeño apartamento en un quinto piso sin ascensor, pero sus padres decidieron que debía marchar a Alemania. Su  hermana Nasrine, que siempre la ha cuidado, la acompañó en la travesía de 13 meses que les costó más de 5.000 euros por cabeza. Atravesaron Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria (5.782 kilómetros), hasta llegar a Colonia, donde su hermano los esperaba. Vive en Wesseling, entre Bonn y Colonia, donde asiste por primera vez en su vida al colegio y es tratada en su enfermedad por especialistas. Su mayor deseo es ser astronauta y conseguir que sus padres, a los que no ha visto desde que llegó, puedan ir a Alemania. También espera que acabe la guerra pronto. Aspira a “hacer el mundo mejor” y contribuir a que su país se recupere tras el conflicto.

El fragmento del libro de Nujeen que publicamos, narrado en primera persona, expresa las inquietudes de una adolescente curiosa, su vida diaria, que muy pronto deberá cambiar las series de televisión, las novelas de García Márquez o la música por una aventura incierta y arriesgada. También expresa su incomprensión por la guerra y todo tipo de totalitarismos.

En el siguiente vídeo podéis conocer cómo es la vida de Nujeen en Alemania.

http://www.lasexta.com/noticias/internacional/nujeen-la-pr_20161025580f84a50cf2d6cc9cbc5b75.html

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA VERDAD DE LA MENTIRA

Al lector se le llenaron de pronto los ojos de lágrimas,

y una voz cariñosa le susurró al oído:

-¿Por qué lloras, si todo

en ese libro es de mentira?

Y él respondió: -Lo sé,

pero lo que yo siento es de verdad.

ÁNGEL GONZÁLEZ, Nada grave.

Ángel González nació en Oviedo en 1922. Su poesía, llena de contrastes, discurre entre lo efímero y lo eterno, el amor y la vida. Fue maestro, licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo y periodista por la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid. Enseñó Literatura Española Contemporánea en la Universidad de Alburquerque (Estados Unidos) y fue profesor visitante en las de Nuevo México, Utah, Maryland y Texas. Miembro de la Real Academia Española, fue galardonado, entre otros, con el Premio Antonio Machado en 1962, el Premio Príncipe de Asturias en 1985, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996 y el Primer Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada en el año 2004. De su obra se destacan los títulos: Áspero mundo (1955) , Sin esperanza, con convencimiento (1961), Grado elemental (1961), Tratado de urbanismo (1967), Breves acotaciones para una biografía (1971), Prosemas o menos (1983), Deixis de un fantasma (1992) y su último libro publicado en vida, Otoño y otras luces (2001). Falleció en Madrid el 12 de enero de 2008.

El poema propuesto esta semana pertenece al libro póstumo de Ángel González, titulado Nada grave, publicado en 2008. Es una obra inconclusa, pero muestra la maestría de su madurez con un estilo sintético, muy trabajado. Rehúye tanto el exceso retórico como el desaliño, consiguiendo un pensamiento profundo expresado con muy pocos recursos. En este sencillo poema se encierra una toda una teoría de la ficción: “No importa la verdad en origen, sino la veracidad en destino” (Felipe Benítez Reyes).

Podéis conocer mejor a este autor mediante un poema suyo, “Para que yo me llame Ángel González”, recitado por él mismo: 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fin de año

La puerta permanece cerrada. En las orillas del camino la nieve lucha por no desmoronarse ante el más tenue de los rayos de sol que osa colarse entre las hojas del parque aledaño. En el zaguán se despereza un gato recién despierto de las seis vidas que ya ha gastado y los ojos nebulosos ante la última oportunidad. El silencio abarca con un abrazo de trescientos sesenta grados el conjunto. Él retorna de su paseo diario, con la cabeza encendida y empapada en sudor, las manos heladas y el corazón galopando en dirección opuesta al presente. Los sueños se disfrazan de osadía y, pese a su indumentaria, la vejez le desdibuja con un simple soplo de señal horaria y arrebato de calendario suspirando su último día. Busca la llave para entrar en casa y en el bolsillo solo encuentra un pequeño papel con una sentencia en tinta azul tan intenso como el anochecer en la Ría. Una lágrima surcó su rostro hasta morir congelada en la comisura de los labios. Con aquellas letras nerviosas vio pasar el año, fugaz, ante sus pestañas y volvió a la realidad… la llave voló desde la pasarela al fondo de aquel agua tan azul y tan intensa. El momento se quedó allí para difícilmente volver… y se afianzó en el susurro que clamó al arrojarla: “no todo vale… no”, aunque el motivo de tantas cosas pasadas sí que pareciera servir.  

Francisco José Simón

La imagen puede contener: una persona

Francisco José Simón nació en Córdoba, el 17 de octubre de 1973. Es profesor técnico de FP en el IES Medina Azahara de Córdoba y es licenciado en Informática y Antropología social y cultural. También ha trabajado como programador y consultor. Además de necesitar la música (Jim Morrison, Bunbury, John Lennon, Leonard Cohen, Marilia, Amaral, Fito y Fitipaldis…), escribe cuando le apetece, expresando su especial punto de vista -a menudo distante y crítico, siempre conmovido- sobre el mundo en el que le ha tocado vivir. También es aficionado a la cocina y a la lectura. Recomendamos su blog,  http://franciscojsimon.es/.

Al comenzar 2017, publicamos este relato de nuestro compañero y amigo Curro Simón. Rezuma tristeza y melancolía como las que muchos sentimos iniciar una nueva etapa, hacer balance y replantearnos la vida en la página sin escribir de un nuevo año. 

Incluimos un vídeo de Jim Morrison, al que Curro califica como “el mayor icono del rock libre y poético. El cantante de mi banda favorita de todos los tiempos”.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

VILLANCICO

                                                                                                                                 El Roto

             En este supermercado de lujo suena el villancico Adeste fideles y su melodía resbala sobre baterías de jamones de Jabugo y barricadas de patés, embutidos, mariscos, turrones, vinos y licores, pirámides de frutas importadas de países exóticos, gollerías encajadas como joyas en estuches dorados. A este supermercado solo pueden acceder los muy adinerados, señores con la mandíbula violácea y mujeres muy perfumadas. Los precios son un puro esnobismo y marcan la línea roja infranqueable para una clase media desaparecida. El resto de los mortales no cuenta. Ha nacido el Rey de los ángeles, venid a adorar al Señor, dice el villancico, pero en este establecimiento el único Rey es el jamón de pata negra orlado con guirnaldas de plata. Movidos por la dulce llamada de Belén, los clientes cargan con las bolsas repletas de bienes, la caja registradora los despide con un alegre tintineo y para llegar hasta sus cochazos aparcados en tercera fila deberán vadear el bulto de una pordiosera en la acera que tiene un niño Jesús drogado y dormido en su regazo. En la esquina, una docena de mendigos aguarda la hora alrededor de un cartel con una flecha que indica que ese lugar es el punto de recogida solidario. Cada uno lleva un carrito de la compra cargado de latas, paraguas rotos, antenas, cables, varillas. Sobre estos desechos extraídos de los contenedores de basura un mendigo rumano ha plantado una gran bandera española, que exhibe como un trofeo. Por esa bandera se produce de repente un grave altercado. Un mendigo español ha intentado arrebatársela. No se trata de ningún patriota. Conoce a un chamarilero que le dará un euro por su asta de aluminio. Sale un dependiente del supermercado, deposita en el suelo unas cajas de comida caducada y la refriega se calma.

MANUEL VICENT, El País, 23/11/2014

          Manuel Vicent nació en Villavieja (Castellón) en 1936. Tras obtener la Licenciatura en Derecho y Filosofía por la Universidad de Valencia, se trasladó a Madrid, donde cursó estudios de Periodismo en la Escuela Oficial. Colaboró en las revistas Hermano Lobo y Triunfo, y también en el diario Madrid. En esta publicación estrenó su faceta de columnista político, que continuó y consolidó en El País, medio para el que escribe en la actualidad.

        Su obra comprende novelas, teatro, relatos, biografías, artículos periodísticos, libros de viajes, apuntes de gastronomía, entrevistas y semblanzas literarias, entre otros géneros. Sus novelas Tranvía a la Malvarrosa y Son de mar han sido adaptadas para la gran pantalla dirigidas por José Luis García Sánchez y por Bigas Luna, respectivamente. Otras novelas son Pascua y naranjas, que recibió el Premio Alfaguara de novela en 1966; No pongas tus sucias manos sobre Mozart, Premio González-Ruano de periodismo en 1979; Balada de Caín, que recibió el Premio Nadal en 1987, y Jardín de Villa Valeria

          Vicent compagina su labor como escritor con la de galerista de arte, una de sus más conocidas pasiones.

          Las columnas de Manuel Vicent, escuetas y jugosas, son algunas veces un canto a la felicidad de los placeres más sencillos y otras, como la que publicamos, una reflexión sobre la sociedad absurda en la que nos encontramos. Nos ha parecido oportuna esta denuncia del derroche y la desigualdad en las fiestas que se acercan, caracterizadas por pregonar la bondad y solidaridad de las gentes mientras se producen escenas como las que describe Vicent. 

            Podéis ver una entrevista con el autor en el siguiente vídeo:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/pagina-dos/pagina-2-manuel-vicent/1427210/

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

PEQUEÑO VALS VIENÉS

 

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del “Te quiero siempre”.

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.

FEDERICO GARCÍA LORCA

Publicamos esta semana este poema de Lorca que fue musicado por Leonard Cohen. Nos centraremos en este escritor y cantante, fallecido el pasado 7 de noviembre.

Leonard Norman Cohen nació en Canadá en 1934 y acaba de fallecer en Los Ángeles el 7 de noviembre de 2016. Escribió poemas y novelas, pero es más conocido como cantautor. En sus canciones toca temas como la religión, la política, el aislamiento, las relaciones personales y la sexualidad. Fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2011 y al recibirlo pronunció un emotivo discurso en el que reconoce la deuda de su música con España.

De familia judía de clase media, muy pronto se interesó por la poesía de Lorca. Let Us Compare Mythologies, su primer libro de poemas, fue publicado en 1956. Tras su paso por la universidad, que le decepcionó, escribió Spice-ox of Earth (1961), que lo dio a conocer en Canadá. Recluido en la isla griega de Hidra, publicó su colección de poesía Flowers for Hitler (1964) y las novelas Favourite Game (1963) y Beautiful Losers (1966). Este año apareció también Parasites of Heaven, otro libro de poemas. Posteriormente se dedicó más a su carrera musical. Death of a Lady’s Man (1978) y Book of Mercy (1984) son poemarios influidos por escritos Zen y por el Talmud. En 2006 publicó Book of Longing, dedicado al poeta Irving Layton.

Como músico, fue conocido por la canción “Suzanne”, interpretada or Judy Collins. Sus primeros discos son Songs of Leonard Cohen (1967), muy versionado por otros cantantes; Songs from a Room (1969) y Songs of Love and Hate (1970). En 1974 publicó New Skin for the Old Ceremony. Más tarde editaría Death of a Ladies’Man, que contaba ya con una densa instrumentación, frente al minimalismo de sus primeros discos. El resultado no fue del gusto del autor, por lo que Recent Songs, publicado dos años después, supuso un retorno a sus orígenes a la vez que introdujo el violín, la mandolina y el laúd árabe. En 1984 produce Various Positions, que incluye su tema más famoso: “Halleluiah”. De 1988 es I’m Your Man, que utiliza sintetizadores y letras sociales, y supuso uno de sus mayores éxitos comerciales. The Future (1992) exhorta a la perseverancia y la esperanza. En 1994, comenzó una reclusión de cinco años en un centro zen cerca de Los Ángeles y dos años después fue ordenado monje budista, aunque abandonaría su reclusión monástica pronto. En octubre de 2004, Cohen publicó Dear Heather y en 2006 otro disco basado en uno de sus libros de poemas: Book of Longing. A Song Cycle based on the Poetry and Artwork of Leonard Cohen. En 2012 apareció Old Ideas, en cuya edición española se incluyó una traducción libre de sus letras realizada por Joaquín Sabina y que fue su disco más vendido. En septiembre de 2014, con ochenta años, publicó Popular Problems, su último gran éxito.

Incluimos la versión que Leonard Cohen popularizó del famoso poema de Lorca:

Y recomendamos escuchar el discurso que pronunció el cantante al recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2011:

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

MI CASA Y MI CORAZÓN

     Mi casa y mi corazón

(sueño de libertad)

     Si salgo un día a la vida,

mi casa no tendrá llaves:

siempre abierta, como el mar,

el sol y el aire.

 

     Que entren la noche y el día,

y la lluvia azul, la tarde,

el rojo pan de la aurora,

la luna, mi dulce amante.

 

     Que la amistad no detenga 

sus pasos en mis umbrales,

ni la golondrina el vuelo,

ni el amor sus labios. Nadie.

 

     Mi casa y mi corazón

nunca cerrados: que pasen

los pájaros, los amigos, 

el sol y el aire.

 

MARCOS ANA, Decidme cómo es un árbol.

 

Fernando Macarro Castillo, más conocido como Marcos Ana (seudónimo formado con los nombres de sus padres) nació en Alconada, Salamanca, en 1920 y acaba de fallecer en Madrid el 24 de noviembre de 2016. Fue encarcelado con solo 19 años, en 1939, y liberado en 1961 gracias a la actividad de la recién fundada Amnistía Internacional. Fue el preso político que pasó más tiempo en las cárceles franquistas: 23 años. Perteneció a una familia de jornaleros muy humilde y se vio obligado a abandonar sus estudios siendo niño para trabajar. Luchó en el bando republicano durante la Guerra Civil y perteneció al Partido Comunista. Al final de la contienda, estuvo internado en el campo de concentración de los Almendros y en el de Albatera, ambos en Alicante. De este último escapó para ser nuevamente detenido en Madrid. Fue condenado a muerte e internado en la cárcel de Porlier, en Madrid. Allí participó en un periódico clandestino, Juventud, por lo que fue torturado en la Dirección General de Seguridad y condenado a treinta años de prisión. Su pena de muerte previa le fue conmutada por treinta años de cárcel que se sumaron a los anteriores. Pasó más tarde a las prisiones de Ocaña, de Alcalá de Henares y de Burgos. No fue ejecutado por ser menor cuando se le imputaban los crímenes por los que fue condenado, que también fueron adjudicados a otros presos de la época. Comenzó a escribir sus primeros poemas en la cárcel y consiguió sacarlos al exterior con muchas dificultades. Animaba en ellos a combatir a la dictadura y a la liberación de los presos políticos. Gracias a su obra, se organizó una campaña internacional por su liberación, defendida entre otros por Rafael Alberti y Pablo Neruda, que consiguió su libertad en 1961. Marchó al exilio en Francia, donde siguió trabajando en favor de los presos políticos. Recorrió Europa y Sudamérica pronunciando conferencias y buscando el apoyo para su causa. Tuvo un hijo con Vida Sender, de quien se separó después. En 1976 regresó a España. Su obra poética completa no se ha publicado. Escribió un libro de memorias, Decidme cómo es un árbol. Memoria de la prisión y la vida, prologado por José Saramago y centrado en su estancia en la cárcel y en su actividad política durante la Transición. Algunos de sus libros son Poemas desde la cárcel (1960), España a tres voces (1961), Las soledades del muro (1977), Poemas de la prisión y de la vida (2011) y Vale la pena luchar (2013). También escribió una obra teatral titulada Sino sangriento sobre la figura de Miguel Hernández, con quien compartió prisión. Siempre ha mostrado un espíritu de reconciliación y de defensa de las libertades públicas. En 2010 fue galardonado con el Premio René Cassin de Derechos Humanos y en 2011 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Ha muerto a los 96 años.

Hace unos días falleció Marcos Ana, un ejemplo de superación, de vitalidad y de reconciliación. En esta semana en que se conmemora el Día de la Constitución nos parece apropiado publicar este canto de libertad escrito por un hombre que nunca renegó de su pasado y supo encontrar en medio de las dificultades el aliento para seguir viviendo. Podéis escuchar sus palabras en el siguiente vídeo.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

A PESAR DE TODO, ME LEVANTO

 

Podrás inscribirme en la historia

Con tus mentiras amargas y retorcidas,

Podrás arrastrarme en la basura misma

Y a pesar de todo, como el polvo, me levantaré.

 

¿Te desconcierta mi insolencia?

¿Por qué te acosa la melancolía?

Porque camino como si tuviese pozos de petróleo

Bombeando en mi sala de estar.

 

Igual que las lunas y los soles,

Con la certeza de las mareas,

Igual que las esperanzas que alto vuelan,

A pesar de todo me levantaré.

 

¿Querías verme destruida?

¿Con la cabeza inclinada y los ojos cerrados?

Los hombros caídos como lágrimas.

Debilitada por mis gritos conmovedores.

 

¿Te ofende mi arrogancia?

No lo tomes tan a mal

Porque me río como si tuviera minas de oro

Cavándose en el patio de atrás.

 

Puedes dispararme las palabras,

Puedes cortarme con los ojos,

Puedes matarme con tu odio,

Y a pesar de todo, como el aire, me levantaré.

 

¿Te desconcierta mi sensualidad?

¿Te resulta una novedad

Que baile como si tuviera diamantes

En el medio de mis muslos?

 

Desde los cobertizos de una vergüenza histórica

Me levanto

De un pasado enraizado en el dolor.

Me levanto.

Soy un océano negro, impetuoso y extenso,

Fluyendo y embraveciendo soporto la marea.

Dejando atrás noches de espanto y miedo.

Me levanto.

En un nuevo día asombrosamente claro

Me levanto.

Con los talentos que mis ancestros dieron,

Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levanto.

Me levanto.

Me levanto.

 

MAYA ANGELOU

Marguerite Ann Johnson, Maya Angelou (Estados Unidos, 1928-2014) creció en un matrimonio roto. Fue violada a los siete años por el novio de su madre; tras la denuncia, el violador apareció asesinado. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, ya con un hijo a su cargo, se buscó la vida en San Francisco: entre muchos oficios, ejerció de prostituta y proxeneta. En 1951 se casó con Tosh Angelos, un músico amateur de origen griego que la introdujo en el mundo del espectáculo. Fue bailarina y cantante. En 1957 grabó su LP Miss Calypso. Implicada en la lucha por los derechos civiles, se ganó la confianza de Martin Luther King. Vivió en El Cairo y en Acra. En la capital de Ghana trató al activista por los derechos de los afroamericanos Malcolm X. Tras realizar una serie de documentales para la National Educational Television, Black, blues, black!, publicó en 1969 su primera autobiografía, I know why the caged bird sings (Sé por qué canta el pájaro enjaulado), que obtendría un éxito inmediato. Maya alternó algunos trabajos para el cine –apareció en la serie Raíces– y canciones para Roberta Flack y otros artistas. En 1973, volvió a descolocar a la radicalidad negra al casarse con Paul du Feu, exesposo de la feminista australiana Germaine Greer. La famosa presentadora de televisión Oprah Winfrey fue su discípula. Angelou se vio envuelta en infinitas controversias, literarias y políticas. Desde los ochenta, ejerció como profesora de universidad y conferenciante. Sus libros eran lectura obligatoria para muchos estudiantes pero también fueron rechazados debido a su carga de sexualidad y su irreverencia religiosa. La bendición de un Clinton en la cumbre de su popularidad le proporcionó numerosos premios, que culminaron en 2011 con la máxima condecoración de Estados Unidos, la Medalla Presidencial de la Libertad, otorgada por Barack Obama. 

Este poema está dedicado al Día para la erradicación de la violencia contra las mujeres. Hemos elegido a Maya Angelou por ser una activista en favor de la igualdad de sexos y de razas y por ejemplificar en su poesía la necesaria actitud ante cualquier maltrato: levantarse sin dejar que la violencia ni la injusticia puedan acabar con la dignidad de una persona.

Incluimos también un vídeo en el que la autora recita este poema.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario