LA CLAVE VENTUROSA DE LA VIDA

Recuerdo paso a paso aquel camino

de tierra oscurecida por la lluvia, con charcos

despiadados, alambradas hirsutas

en las lindes y unos chopos sin hojas

afligiendo al paisaje.

                                        Un lugar anodino,

difuso, apenas predecible, y sin embargo

dotado de una nítida hermosura,

no por ningún expreso ornato natural

sino porque precisamente allí, hace ya tiempo,

percibí de improviso una presencia

parecida a la plenitud, ese raudo bosquejo

que irrumpe en la memoria y se incorpora

ya para siempre a los indubitables

rudimentos de la felicidad.

                                                Solo eso:

unos ojos pendientes de los míos,

y en ellos, descifrándose,

la clave venturosa de la vida.

JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD

José Manuel Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera en 1926. Para él, el poema es un artefacto autónomo que crece según sus propias leyes (o sus propios caprichos), y por eso se distancia de la figuración y de las experiencias biográficas que están en su arranque. Concebida como un ejercicio crítico y contestatario a partir de la memoria, la poesía recoge la experiencia vivida, cuyo destino más elevado es ser rescatada por la evocación y plasmada en la escritura. Sus obras líricas de plenitud son Descrédito del héroe (1977, Premio de la Crítica), Diario de Argónida (1997) o Manual de infractores (2005). En prosa, Laberinto de Fortuna (1984) y las novelas Dos días de setiembre (1962), Ágata ojo de gato (1974), Toda la noche oyeron pasar pájaros (1981), En la casa del padre (1988) y Campo de Agramante (1992). También es autor de libros de memorias, como Tiempo de guerras perdidas (1995) y La costumbre de vivir (2001).

Comenzamos un nuevo curso con un autor andaluz que cumple noventa fecundos años. Podéis ver el resumen de una vida dedicada a la literatura en el siguiente vídeo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CUADERNILLO DE LA PAUSA SEMANAL (CURSO 2015-16)

Terminamos el curso publicando un cuadernillo que recoge todos los textos de este año. En él podemos resumir, en gran parte, la vida del centro, pues contiene celebraciones y efemérides, además de textos propuestos y, en ocasiones, escritos por miembros de nuestra comunidad educativa. Podéis leerlo en esta dirección:

Cuadernillo de La pausa semanal (curso 2015-16)

Queremos agradecer la artística portada a nuestra compañera Lorena Galván.

Esperamos que este verano os depare buenas lecturas y mucho descanso y nos despedimos hasta septiembre agradeciéndoos vuestro apoyo a lo largo de todo el curso.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ser y estar

No sabrías ponerle nombre. No conseguirías dibujar a mano alzada las esquirlas de una palabra adecuada. No. Resulta inabarcable trazar la línea que distingue el ser del estar bajo noche templada y cielo casi huérfano de rastro de seda y brillo estelar.

Imposible… ese vacío está lleno de tacto y fragancia, colmado de brillo en mirada y tacto de cristal. Descubres que lo que necesitas ahí está. No es como debe ser, ni jamás lo será. No sabrías si sonreír en silencio o comenzar a gritar. Brillar en la ausencia y en su presencia desesperar, porque cada beso que no le robas te confirma la realidad.

Está, pero no es… ni lo será. Las manos torpes en los bolsillos, la luna a la mitad, mirada clavada en la acera y vuelta a empezar. Lo que no puede ocurrir no ocurre y además es imposible… y que salga el sol por donde quiera, porque lo que ocurre siempre es la verdad.

FRANCISCO JOSÉ SIMÓN

Francisco José Simón nació en Córdoba el 17 de octubre de 1973. Es Profesor Técnico de Formación Profesional y ejerce su actividad en el IES Medina Azahara, donde imparte clases en el Ciclo Formativo de Sistemas Microinformáticos y Redes, aunque también ha pasado por el IES Trassierra y ha trabajado en otras parcelas laborales, como consultor-desarrollador, programador y diseñador web en distintas empresas y lugares, entre ellos Sevilla y Heraclion (Grecia). Es Diplomado en Informática y Licenciado en Antropología Social y Cultural. Además de dominar la técnica informática, también escribe, como se constata accediendo a su blog (http://franciscojsimon.es/), con un estilo que recuerda a veces al tango y otras a una triste balada. Algunas de sus aficiones son la música (Bunbury, Héroes del Silencio, la guitarra en general), la cocina, andar y los viajes en buena compañía. En los siguientes enlaces podéis leer dos de sus libros: Patio de Luces y El negocio de vivir

Patio de luces

Negocio_de_vivir_pdf

El epílogo de La pausa semanal de este año es este texto de nuestro compañero Curro Simón, en el que abre su corazón y se muestra en estado puro. Le agradecemos su contribución a este blog y os animamos a leer sus escritos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El lenguaje de la misericordia

[…] Una articulación explícita entre justicia y misericordia se encuentra en el capítulo XLII de la Segunda Parte [de El Quijote]. Don Quijote, caballero andante, al ofrecer sus consejos a Sancho Panza cuando va a ser gobernador de la Ínsula de Barataria, le advierte para el buen gobierno: “Al culpado que cayere debajo de tu jurisdicción considérale hombre miserable [es decir, digno de misericordia], sujeto a las condiciones de la depravada naturaleza nuestra [Jn 8,7 “el que esté sin pecado, que tire la primera piedra”], y en todo cuanto fuere de tu parte, sin hacer agravio a la contraria [siempre el amor a la verdad por encima de todo], muéstratele piadoso y clemente; porque, aunque los atributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea a nuestro ver el de la misericordia que el de la justicia”.

Sancho Panza, de por sí caritativo y compasivo, actuando de juez en su Ínsula, sigue los consejos de don Quijote en una de sus actuaciones y, cuando la justicia está en duda, se decanta por la clemencia (II, 45). Este es el principal atributo y la virtud mayor del gobernante: ejercer el poder siempre bajo la vara de la clemencia.

También hablando de la venganza, don Quijote muestra tener las ideas muy claras, “justa no puede haber alguna que lo sea, va derechamente contra la santa ley que profesamos, en la cual se nos manda que hagamos bien a nuestros enemigos y que amemos a los que nos aborrecen, mandamiento que aunque parece algo dificultoso de cumplir, no lo es sino para aquellos que tienen menos de Dios que del mundo y más de carne que de espíritu; porque Jesucristo, Dios y hombre verdadero, que nunca mintió ni pudo ni puede mentir, siendo legislador nuestro, dijo que su yugo era suave y su carga liviana; y así, no nos había de mandar cosa que fuese imposible el cumplirla” (II, 27).

Con el Quijote nos alcanza el lenguaje de la misericordia impreso en la memoria viva del pueblo. La exuberancia cervantina, cuya raíz se hunde en el misterio de un amor desbordante, remite a un Autor que excede al autor. Cervantes emplea un lenguaje capaz de narrar al mundo con ardor simpatético –con el mismo sentir del Padre bueno que conoce a su criatura y al mundo-, y de mirar al hombre en su totalidad, hecha de grandezas y “nonadas”, que aprende de su experiencia con trabajos y penas, a discernir lo que es verdadero de lo que no lo es.

Es este el único lenguaje capaz de componer los contrastes dolorosos del ser humano. El Quijote habla de nosotros con palabras de condescendencia y mansedumbre, virilidad y ternura, tenacidad y magnanimidad, reto y confianza, caritas y amistad, ardor y paciencia. Y la lengua castellana permanece ligada indisolublemente a este lenguaje de la misericordia nacido del ingenio de Don Miguel.

CARMEN GIUSSANI, “El lenguaje de la misericordia”, revista Huellas, abril, 2016.

Carmen Giussani (Abbiategrasso, Milán,1957) es graduada en Educación Física por la Universidad Católica de Milán. Actualmente es directora de la revista Huellas (edición en castellano de la revista de Comunión y Liberación) y ha sido comisaria de le exposición VOCARE sobre María Zambrano. Su interés por la literatura, debido al amor por lo humano, la ha llevado a publicar una antología sobre el Quijote: Il fantastico hidalgo don Chisciotte della Mancia. Además organiza encuentros sobre autores o textos publicados en la colección BUR-Rizzoli.

Esta reflexión sobre El Quijote, en clave religiosa, ha sido elegida por Carmen Boceta como aportación para celebrar desde su departamento de Religión el 400º centenario del fallecimiento del autor de Alcalá de Henares. Es una muestra más de la riqueza de lecturas a que da lugar la obra más importante de la literatura española.

Como complemento, proponemos también otra lectura, esta vez en clave culinaria, a través del programa de RTVE Crónicas:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/cronicas/cronicas-cocina-quijote/3492142/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL OFICIO DEL POETA

Contemplar las palabras               
sobre el papel escritas, 
medirlas, sopesar 
su cuerpo en el conjunto               
del poema, y después, 
igual que un artesano, 
separarse a mirar               
cómo la luz emerge 
de la sutil textura. 
Así es el viejo oficio               
del poeta, que comienza 
en la idea, en el soplo 
sobre el polvo infinito               
de la memoria, sobre 
la experiencia vivida, 
la historia, los deseos,               
las pasiones del hombre.
La materia del canto 
nos lo ha ofrecido el pueblo               
con su voz. Devolvamos 
las palabras reunidas 
a su auténtico dueño.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

José Agustín Goytisolo (Barcelona, 1928-1999) pertenecía a una familia burguesa que sufrió la muerte de la madre, Julia Gay, en un bombardeo franquista sobre la ciudad. Años más tarde, José Agustín pondría el mismo nombre a su hija y este daría título a uno de sus poemas más famosos, “Palabras para Julia”, musicado por Paco Ibáñez. En 1993 reunió en un libro, Elegías a Julia Gay, todos los poemas dedicados a su madre. Ya desde su primer libro, El retorno (1955) este fue uno de los temas fundamentales, lo mismo que en Final de un adiós (1984), que pretendió cerrar esta herida. 

Estudió Derecho en Barcelona y Madrid, donde conoció a otros poetas de su generación, como José Ángel Valente o José Manuel Caballero Bonald. Este grupo, llamado Generación de los 50, estaba compuesto por poetas y novelistas comprometidos contra la dictadura y con la vida, entre los que también se cuentan Juan García Hortelano, Carmen Martín Gaite o Luis Martín Santos, noctámbulos, bebedores y liberales. 

Tras el éxito de su primer libro, José Agustín alcanzó gran reconocimiento. Recibió el Premio Adonáis en 1954, el Boscán en 1956 por su libro Salmos al viento y el Ausias March en 1959 por Claridad. Reunió su obra en el tomo titulado Años decisivos. Tras una crisis creativa, publicó Algo sucede (1968), Bajo tolerancia (1973), Taller de Arquitectura (1977), Del tiempo y del olvido (1980) y Como los trenes de la noche (1994). Su último libro de poemas data de 1995, Cuadernos de El Escorial. También fue traductor de poetas como Pavese y otros autores catalanes, reunidos en Poetas catalanes contemporáneos (1968) y Veintiún poetas catalanes para el siglo XXI (1996). 

A pesar de ser un hombre vitalista, al final de su  vida padeció múltiples depresiones. Falleció al precipitarse del balcón de su casa en extrañas circunstancias. 

Este poema, elegido por Ángel Campillo, cierra por este curso nuestra Pausa semanal. Agradecemos a todos los colaboradores sus aportaciones y comentarios, que enriquecen año tras año este blog. 

Podéis escuchar la canción “Palabras para Julia” en el siguiente vídeo:

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Gestos

Una mirada, un gesto,
cambiarán nuestra raza. Cuando actúa mi mano,
tan sin entendimiento y sin gobierno,
pero con errabunda resonancia,
y sondea, buscando
calor y compañía en este espacio
en donde tantas otras
han vibrado, ¿qué quiere
decir? Cuántos y cuántos gestos como
un sueño mañanero,
pasaron. Como esa
casera mueca de las figurillas
de la baraja: aunque
dejando herida o beso, solo azar entrañable.

Más luminoso aún que la palabra,
nuestro ademán, como ella
roído por el tiempo, viejo como la orilla
del río, ¿qué
significa?
¿Por qué desplaza el mismo aire el gesto
de la entrega o del robo,
el que cierra una puerta o el que la abre,
el que da luz o apaga?
¿Por qué es el mismo el giro del brazo cuando siembra
que cuando siega,
el de amor que el de asesinato?

Nosotros, tan gesteros pero tan poco alegres,
raza que solo supo
tejer banderas, raza de desfiles,
de fantasías y de dinastías,
hagamos otras señas.
No he de leer en cada palma, en cada
movimiento, como antes. No puedo ahora frenar
la rotación inmensa del abrazo
para medir su órbita
y recorrer su emocionada curva.

No, no son tiempos
de mirar con nostalgia
esa estela infinita del paso de los hombres.
Hay mucho que olvidar
y más aún que esperar. Tan silencioso
como el vuelo del búho, un gesto claro,
de sencillo bautizo,
dirá, en un aire nuevo,
su nueva significación, su nuevo
uso. Yo solo, si es posible,
pido, cuando me llegue la hora mala,
la hora de echar de menos tantos gestos queridos,
tener fuerza, encontrarlos
como quien halla un fósil
(acaso una quijada aún con el beso trémulo)
de una raza extinguida.

CLAUDIO RODRÍGUEZ

Claudio Rodríguez  (Zamora, 1934-Madrid, 1999), Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Madrid, fue lector de español en las Universidades de Nottingham y Cambridge entre 1958 y 1964. Esta circunstancia le permitió conocer a los románticos ingleses y a Dylan Thomas, quien fue fundamental en su formación como poeta. Antes de cumplir los veinte años, en 1953, obtuvo el premio «Adonais», al que siguieron luego el premio «Nacional de la Crítica», el «Nacional de Literatura» el de «Letras de Castilla y León», el «Premio Nacional de Poesía», el «Príncipe Asturias de las Letras», y el «Reina Sofía Iberoamericana». Fue miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

Perteneciente a la Generación del 50, junto con Ángel González o José Ángel Valente, su primer libro, Don de la ebriedad (1953), es considerado como uno de los más brillantes de la poesía española. Otros se titulan Conjuros (1958), Alianza y condena (1965), El vuelo de la celebración (1976) y Casi una leyenda (1991). Su poesía se caracteriza por su desbordante optimismo.

En el poema que publicamos apreciamos la mirada distinta con que un poeta percibe la misma realidad que vemos todos. 

Si queréis conocer mejor a este autor, podéis ver el siguiente vídeo:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En las mañanicas

En las mañanicas

del mes de mayo

cantan los ruiseñores,

retumba el campo.

 

En las mañanicas,

como son frescas,

cubren los ruiseñores

las alamedas.

 

Ríense las fuentes

tirando perlas

a las florecillas

que están más cerca.

 

Vístense las plantas

de varias sedas

que sacar colores

poco les cuesta.

 

Los campos alegran

tapetes varios,

cantan los ruiseñores,

retumba el campo.

                  Lope de Vega

Félix Lope de Vega Carpio (Madrid-1562-1635) es uno de los grandes poetas y dramaturgos que abundaron en la España de nuestro segundo Siglo de Oro. Dotado de un talento innato para el verso y de una personalidad vitalista, llevó su vida a sus poemas, tanto sus amores como sus sinceros arrepentimientos, que lo impulsaron a ordenarse sacerdote en su madurez. Llamado Fénix de los ingenios o Monstruo de la naturaleza por su fertilidad creativa, su fórmula teatral arrasó con el teatro anterior e impuso una nueva tendencia, acercando al pueblo el espectáculo dramático y dotándolo de unas nuevas reglas que defendió en El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo. Se le atribuyen unos 3000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos y varios centenares de comedias. Entre sus obras poéticas, destacamos sus Rimas y un poema épico burlesco, La Gatomaquia; sus obras teatrales más conocidas son Fuenteovejuna, El mejor alcalde, el rey, El caballero de Olmedo, El perro del hortelano o La dama boba.

Este mes de mayo queremos recordar este poema del estilo popular que tanto le gustaba al genio del teatro, en cuyas obras se incluían sencillos poemas como este. 

Podéis escuchar el poema musicado en este vídeo:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario