Cabeza rapada

Cabeza rapada

                 Era un viento templado. Las hojas volaban llenando la calzada, remontándose hasta caer de nuevo desde las copas de los árboles. Su cabeza rapada al cero; la cara oscura del sudor y el sol; cubría las piernas con largos pantalones de pana. No había cumplido diez años; era un chico pequeño. Íbamos andando a través de aquel amplio paseo, mecidos por el rumor de los frondosos eucaliptus, envueltos en remolinos de polvo y hojas secas que lo invadían todo; los rincones de los bancos, las vías… Menudas y rojizas, pardas, como de castaño enano o abedul, llenaban todos los huecos por pequeños que fuesen, pegándose a nosotros como el alma al cuerpo.

                Cruzaban sombras negras, luminosas, de los coches; los faros rojos atrás acentuando su tono hasta el morado. Aunque no hacía frío nos arrimábamos a una hoguera en que el guarda de la obra quemaba ramas de eucaliptus esparciendo al aire un agradable olor de monte abierto. Allí estuvimos un buen rato, llenando de él nuestros pulmones, hasta que el chico se puso a toser de nuevo.

–¿Te duele? –le pregunté.

                Y contestó:

–Un poco –hablando como con gran trabajo.

–Podemos estar un poco más, si quieres.

                Dijo que sí, y nos sentamos. Eran enormes aquellos árboles flotando sobre nosotros, cantando las ráfagas en la copa con un zumbido constante que a intervalos subía: y, más allá del pilón donde el hilo de la fuente saltaba, se veía a la gente cruzar, la ropa pegada al cuerpo, íntimamente unidas las parejas. El chico volvió a quejarse.

–¿Te duele ahora?

–Aquí, un poco…

                Se llevó la mano bajo la camisa. Era la piel blanca, sin rastro de vello, cortada como las manos de los que en invierno trabajan en el agua. Otra vez tenía miedo. Yo también, pero me esforzaba en tranquilizarle.

–No te apures; ya pasará como ayer.

–¿y si no pasa?

–¿Te duele mucho?

                El guarda nos miraba con recelo, pero no dijo nada cuando nos recostamos en el cajón de las herramientas. Freía sardinas en una sartén de juguete. A la luz anaranjada de la llama, el olor de la grasa se mezclaba al aroma de la madera que ardía.

–Ese chico no está bueno…

–¡Qué va! No es más que frío… ..

                El chico no decía palabra. Miraba el fuego pesadamente, casi dormido.

–No está bueno…

                Ahora no tenía un gesto tan hosco. El chico escupió al fuego y guardó silencio.

–Va a coger una pulmonía, ahí sentado.

                Me levanté y le cogí del brazo, medio dormido como estaba.

–Vamos –dije–; vámonos.

                Le fui llevando, poco a poco, lejos del fuego y de la mirada del guarda. Mientras andábamos, por animarle un poco, froté aquella cabeza monda y suave, con la mano, al tiempo que le decía:

–¡Que no es nada, hombre!

                Pero él no se atrevía a creerlo, y por si era poco, vino de atrás la voz del otro:

–¡Le debía ver un médico!

–Ya lo vio ayer.

                Esto pasó con el médico: como no conocíamos a nadie, fuimos al hospital, y nos pusimos a la cola de la consulta, en una habitación alta y blanca, con una ventanilla de cristal mate en lo más alto y dos puertas en los extremos abriéndose constantemente. La gente aguardaba en bancos, a lo largo de las paredes, charlando; algunos en silencio, los ojos fijos, vagos, en la pared de enfrente. La enfermera abría una de las puertas, diciendo: «Otro», y el que en aquel momento salía, saludaba: «Buenos días, doctor.» Una mujer olvidó algo y entró de nuevo en la consulta. Salió aprisa, sin ver a nadie, sin saludar. Exclamaba: «se me muere, se me muere…» Todos miraron las baldosas, como si cada cual no pudiera soportar la mirada de los otros, y un hombre joven, de cara macilenta, maldijo muchas veces en voz baja.

                El médico auscultaba al chico y al mismo tiempo me miraba a mí. Nos dio un papel con unas señas para que fuéramos al día siguiente.

–¿Es hermano tuyo?

–No.

                Al día siguiente no fuimos donde el papel decía.

                Se inclinó un poco más. Debía sufrir mucho con aquella punzada en el costado. Sudaba por la fiebre y toda su frente brillaba, brotada de menudas gotas. Yo pensaba: «Está muy mal. No tiene dinero. No se puede poner bien porque no tiene dinero. Está del pecho. Está tísico. Si pidiera a la gente que pasa no reuniría ni diez pesetas. Se tiene que morir. No conoce a nadie. Se va a morir porque de eso se muere todo el mundo. Aunque pasara el hombre más caritativo del mundo se moriría.»

                Reunimos tres pesetas. Decidimos tomar un café y entrar en calor.

–Con el calor se te quita.

                Era un café vacío y mal alumbrado, con sillas en los rincones. La barra estaba al fondo, de muro a muro, cerrando una esquina, con el camarero más viejo sentado porque padecía del corazón, y sólo para los buenos clientes se levantaba. Tres paisanos jugaban al dominó. Llegaban los sones de un tango entre el soplido del exprés y los golpes de las fichas sobre el mármol.

                Solo estuvimos un momento; lo justo para tomar el café. Al salir todo continuaba igual: el viejo tras el mostrador, mirando sus pies hinchados; los otros jugando, y el que andaba en la radio, con los botones en la mano. La música y la luz parecían ir a desaparecer de pronto. Viéndolos por última vez, quedaban como un mal recuerdo, negro y triste.

                En el paseo, bajo los árboles, de nuevo empezó a quejarse, y se quiso sentar. Pisábamos el césped a oscuras. Buscó un árbol ancho, frondoso, y apoyando en él su espalda, rompió a llorar. De nuevo acaricié la redonda cabeza, y al bajar la mano me cayó una lágrima. Lloraba sobre sus rodillas, sobre sus puños cerrados en la tierra.

–No llores –le dije.

–Me voy a morir.

–No te vas a morir, no te mueres…

 JESÚS FERNÁNDEZ SANTOS(1926-1988)

JESÚS FERNÁNDEZ SANTOS, además de ser autor de una amplia obra literaria, dirigió el Teatro Estudio Universitario (TEU), participó como actor en el Teatro Nacional de Cámara, colaboró en Radio Madrid y escribió guiones para cine. Con su primera novela, Los Bravos (1954), se inició en la llamada “novela social española”, en la que se criticaba la España franquista, con todas las precauciones que la censura de la época imponía. A esta corriente se adscriben otros autores como Rafael Sánchez Ferlosio, Luis Martín Santos o Juan Goytisolo. Entre las novelas más destacadas de Fernández Santos están Laberintos, Extramuros, Premio Nacional de Literatura, o Jaque a la dama. También destacó por sus magníficos relatos, entre ellos el que publicamos aquí, que recibió el Premio de la Crítica en 1958, o los recogidos en Las Catedrales o Paraíso cerrado. En ellos se encierra una clara denuncia de las condiciones sociales que permiten situaciones como las reflejadas en sus textos.

Este conmovedor y durísimo relato nos ha llegado de la mano de Ángel Campillo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s