Pobres

 

Pobres

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen silencio ni pueden tenerlo.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar, como las alas de las gallinas que se han olvidado de volar.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que comen basura y pagan por ella como si fuera comida.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen el derecho de respirar mierda, como si fuera aire, sin pagar nada por ella.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen más que la libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que viven dramas pasionales con las máquinas.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que son siempre muchos y están siempre solos.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no saben que son pobres.

EDUARDO GALEANO (1940)

  

Eduardo Galeano (Montevideo, 3 de septiembre de 1940), periodista y escritor uruguayo, es  una de las personalidades más destacadas de la literatura latinoamericana. Su obra, traducida a más de veinte lenguas, es una perpetua y polémica interpretación de la realidad de América Latina, estimada por muchos como una radiografía del continente. Galeano es, sin duda, uno de los cronistas de trayectoria más incisiva, inteligente y creadora de su país.

Escritor prolífico, la producción  de Eduardo Galeano abarca los más diversos géneros narrativos y periodísticos. Entre sus obras destacan  Las venas abiertas de América Latina (1971), El libro de los abrazos (1989), El fútbol a sol y sombra (1995), Patas arriba. La escuela del mundo al revés (1999), y  Una historia casi universal (2008).

 

Cristina Castilla nos propone este texto, muy indicado para estas fechas, y explica así su elección:

Llegan días de excesos. La inercia de la Navidad nos empuja como  un torbellino a una vorágine de compras, calles atestadas, comidas pantagruélicas, ruidos pasados de decibelios, luces deslumbrantes …parece que sobra de todo, pero…¿qué nos falta?

Este texto parece responder a esa pregunta y  nos ofrece una nueva mirada, una contemplación inversa de Galeano que cambia la perspectiva de nuestro mundo, nuestro  ¿primer mundo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s