SONNET À HÉLÈNE

  

 Sonnet à Hélène

Quand vous serez bien vieille, au soir à la chandelle,
Assise auprès du feu, dévidant et filant,
Direz chantant mes vers, en vous émerveillant :
«Ronsard me célébrait du temps que j’étais belle.»

Lors vous n’aurez servante oyant telle nouvelle,
Déjà sous le labeur à demi sommeillant,
Qui au bruit de Ronsard ne s’aille réveillant,
Bénissant votre nom de louange immortelle.

Je serai sous la terre, et fantôme sans os
Par les ombres myrteux je prendrai mon repos;
Vous serez au foyer une vieille accroupie,

Regrettant mon amour et votre fier dédain.
Vivez, si m’en croyez, n’attendez à demain:
Cueilllez dès aujourd’hui les roses de la vie.

Soneto a Helena

Cuando bien vieja seas, sentada ante el crepúsculo
Y el candil y los leños, devanando e hilando,
Dirás aún asombrada, al entonar mis versos:
¡Ronsard me celebró en el tiempo en que fui bella!
 
Entonces no tendrás sirvienta a quien decírselo
Que aletargada ya de las tantas labores,
Al oír de Ronsard despierte de su sueño
A bendecir tu nombre con loas inmortales.
 
Yo estaré bajo tierra, y fantasma sin huesos,
Por los mirtos umbríos buscaré mi reposo;
Y tú ante el fuego serás vieja decrépita,
 
Añorando mi amor y tus fieros desdenes.
Por favor, vive y nada esperes del mañana;
Recoge desde hoy mismo las rosas de la vida. 

(Traducción de Juan Carlos Sánchez Sottosanto)

 

Pierre de Ronsard (1524-1585) fue un escritor y poeta francés del siglo XVI. Se le conoció como «el príncipe de los poetas y poeta de los príncipes» (« Prince des poètes et poète des princes ») de Francia. Sonetos para Helena (1574) es un cancionero petrarquista con un tono epicúreo muy propio de Ronsard. Tras su muerte, Ronsard impuso una nueva forma de poesía renacentista que marcó la lírica francesa de los siglos siguientes.

Ángel Campillo nos propone este soneto clásico de la literatura francesa, que finaliza con la invitación a disfrutar de la vida (carpe diem), y nos invita a reflexionar:

Si todos nos pusiéramos en la piel de Helena, leyéramos las palabras de Ronsard con atención y le hiciéramos caso (a ser posible, antes de llegar a viejos), seguro que todo en la vida nos marchaba mejor.

Podéis escuchar este soneto recitado en francés en este vídeo:

                                                       

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s