Día del libro

Libros y amigos

Armarios de la edad, libros y amigos,
que no se acaban nunca de cerrar,
y guardan al abrigo del azar
los años y la soledad. Testigos,
 
libros y amigos, de obras y de días.
Nocturna centinela de un hogar
que ya no va a volver, y en su lugar
inventan vacilantes geografías.
 
Volvemos a sus páginas abiertas
en busca de un abrazo que recuerde,
cuando las horas pierden su color.
 
Y están, libros y amigos, a las puertas
del mundo adonde va lo que se pierde,
rescatando fragmentos del amor.

 

RAFAEL HERRERA MONTERO

  [17--12a.jpg]

Rafael Herrera Montero, profesor de Lenguas Clásicas en el IES Medina Azahara durante este curso, Licenciado en Filología Hispánica y Clásica, encuentra también tiempo, como un completo humanista, para desarrollar sus facetas de poeta, traductor, intérprete y compositor musical. Como filólogo, ha estudiado la influencia de los grandes autores latinos en los clásicos españoles en su libro La lírica de Horacio en Fernando de Herrera, publicado en 1998 por la Universidad de Sevilla, así como en los artículos “Los ojos del cielo: de AP 7.669 y sus versiones latinas a Fernando de Herrera y Barahona de Soto” (Cuadernos de Filología Clásica: Estudios latinos, nº 13, Servicio de Publicaciones UCM. Madrid, 1997), “Sobre el horacianismo de Francisco de Rioja” (Epos: Revista de Filología, nº 11, 1995) o “Epigramas neolatinos en torno al reloj de arena y sus versiones castellanas”, (Cuadernos de Filología Clásica: Estudios latinos, nº 9, 1995). Pero su interés por la poesía lo lleva a centrarse también en autores contemporáneos, como Agustín García Calvo o Luis Alberto de Cuenca (ha colaborado en la reciente antología de estudios sobre este último autor, titulada Alrededor de Luis Alberto de Cuenca, con textos seleccionados por Javier Vázquez Losada, Nederland Ediciones, 2011). No menos destacable es su obra como traductor, con  importantes versiones de Ovidio (Tristes. Cartas del Ponto,  Madrid, Alianza Editorial, 2002), de Konstantín Kavafis (Poesía completa, Madrid, Visor, 2003, en colaboración con su esposa, Anna Pothitou) y de Kostas Kyriazís (Roger de Flor, Editorial Plataforma, Barcelona, 2009). A la traducción ha dedicado algunos artículos, entre los que destacamos “Andrés Bello, traductor de una oda de Horacio”, publicado en Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, nº 8, 1995 y “Deduxisse modos. La adaptación del verso latino con algunos ejemplos de Horacio” (Cuadernos de Filología Clásica: Estudios latinos, nº 7, 1994).

Rafael Herrera ha sido profesor de Lengua española en el centro Ibérica, de Yánnena (Grecia) y además es compositor e intérprete musical, acompañado por su guitarra, como hemos tenido ocasión de comprobar en nuestro centro en diversas ocasiones. Con su alumnado de este centro ha participado con éxito en la última edición del concurso “Cantalenguas”, convocado por el CEP de Córdoba, interpretando poemas en griego y latín. Podéis escuchar el Poema Pervirgilium Veneris, en latín, musicado por Juan Luis Arcaz y cantado por ambos, incluido en la Biblioteca de Alejandría, en el siguiente enlace:

A continuación, podéis leer otros de sus poemas de distintos registros: el primero es una irónica décima de influencia clásica; el segundo, de tono filosófico, y el tercero, una canción muy actual.

¡Ay Protágoras iluso!
Si promete Prometeo
humos al hombre, no veo
que sea de humano uso
la razón de Epimeteo.
¡Ay delirios de titán!
¿Justicia, pudor y afán?
Los cínicos advertidos
en otro siglo vendrán
filosofando a ladridos.

 EL ÁNGEL A AGUSTÍN

El mundo entero cabe entre mis manos,
jamás ha estado fuera de mis manos.
Tú mismo vives sólo entre mis manos

porque no tiene límites el agua
y tú y el mundo entero sois el agua
y a Dios lo tengo en una gota de agua.

Que mi canción ya no es la misma, debe ser,
que no te suena de nada,
que mi escondite ya no lo puedes ver
porque no está donde estaba.
Que hemos perdido las ganas de reír,
hemos perdido las ganas,
y aunque no son las costumbres para mí,
añoro la de tu almohada.

Tú vas volando en tu cielo de papel
y yo te espero en el suelo
y aunque parezca que no hay nada que hacer,
puedo cantar que te quiero.
Más vale tarde que nunca, y es mejor
beber del agua pasada
y aunque jamás me ha gustado esa canción,
yo sin tu amor no soy nada.

Piensa en mí, un poquito piensa en mí,
mientras llegan las ganas de dormir.
Piensa en mí…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s