Unha vez tiven un cravo

Unha vez tiven un cravo
cravado no corazón,
i eu non me acordo xa se era aquel cravo
de ouro, de ferro ou de amor.
Soio sei que me fixo un mal tan fondo,
que tanto me atormentóu,
que eu día e noite sin cesar choraba
cal choróu Madalena na Pasión.
“Señor, que todo o podedes
-pedínlle unha vez a Dios-,
dáime valor para arrincar dun golpe
cravo de tal condición”.
E doumo Dios, arrinquéino.
Mais…¿quén pensara…? Despois
xa non sentín máis tormentos
nin soupen qué era delor;
soupen só que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltóu,
e seica…, seica tiven soidades
daquela pena…¡Bon Dios!
Este barro mortal que envolve o esprito
¡quén o entenderá, Señor!…

Una vez tuve un clavo
clavado en el corazón,
y yo no me acuerdo si era aquel clavo
de oro, de hierro o de amor.
Sólo sé que me produjo un mal tan hondo,
que tanto me atormentó,
que día y noche sin cesar lloraba
como lloró Magdalena en la Pasión.
“Señor que todo lo puedes
-le pedí una vez a Dios-
dame valor para arrancar de un golpe
clavo de tal condición.”
Y diómelo Dios y lo arranqué,
pero… ¿quién lo imaginara?… Después
ya no sentí más tormentos
ni supe lo que era dolor;
supe tan sólo que no sé qué me
faltaba en donde el clavo faltó,
y me parece… me parece que tuve añoranza
de aquella pena… ¡Buen Dios!
Este barro mortal que envuelve el espíritu,
¿quién lo entenderá, ¿Señor?

Archivo:Rosalia.jpg

Rosalía de Castro nació en Santiago de Compostela en 1837 y murió en Padrón en 1885. Fue una de las mayores representantes del llamado Romanticismo tardío o Postromanticismo, junto con Bécquer, ambos considerados imprescindibles para entender la poesía moderna. Su obra está escrita tanto en gallego (Cantares Galegos, Follas novas) como en castellano (En las orillas del Sar).  Es una de las mayores figuras del Rexurdimento gallego del siglo XIX. Esta escritora, que sufrió numerosos infortunios a lo largo de su vida, supo expresar su lirismo en un tono sencillo y hondo. Sus temas más importantes son el amor y la añoranza de Galicia, aunque no falta en sus poemas la crítica social al denunciar las duras condiciones de los campesinos o de las familias de los pescadores gallegos.

El poema que nos propone Sonia Mejías Cabello de Alba es muy conocido. En él, Rosalía expresa, con el símbolo del clavo, el dolor profundo de su alma. Sonia, alumna de 1º de Bachillerato D, nos explica así su elección:

Este poema me parece muy profundo. Rosalía siente una pena enorme, no se sabe por qué, que le amarga la vida. La mayoría de las personas nos sentimos alguna vez así en nuestra vida. Echamos de menos algo que teníamos, aunque nos estuviese haciendo daño.

Os invitamos a escuchar otro poema de Rosalía de Castro en la voz de Amancio Prada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s