HE COMETIDO EL PEOR DE LOS PECADOS…

 
He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
 feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.
 
Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida
 
no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.
 
Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
la sombra de haber sido un desdichado.

                           JORGE LUIS BORGES

Jorge Luis Borges (Argentina, 1899-Suiza 1986) es uno de los autores más destacados del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Se quedó ciego con 55 años, lo que no le impidió seguir dictando sus obras. No consiguió el Nóbel, al que fue candidato durante casi treinta años, debido a sus ideas políticas. Su obra se fundamenta sobre la filosofía y la poesía, forma superior de la racionalidad. Su lenguaje perfecto y la universalidad de sus ideas, junto con la originalidad de sus obras lo ha hecho mundialmente conocido y respetado. Entre sus cuentos, destacamos El Aleph o Ficciones; entre sus poemarios, Fervor de Buenos Aires y entre sus ensayos, Inquisiciones. En sus obras están presentes los símbolos del tiempo, los laberintos, el infinito o los espejos. Muchas de ellas se sitúan en un territorio fantástico que, no obstante, arroja luz sobre el mundo que nos rodea. Borges también escribió guiones de cine y tradujo impecablemente a Poe, Kafka, Wilde, Kipling y a otros autores destacados.

Para empezar este nuevo año y el nuevo trimestre, Mª del Valle Expósito nos propone este soneto de Borges y nos invita a reflexionar de la siguiente manera:

Al nuevo año siempre lo acompañan distintos propósitos que difícilmente se ven cumplidos porque acabamos arrastrados día a día por nuestra propia cotidianidad, pero es buen momento para hacernos la pregunta que Borges plantea: ¿He sido feliz? Probablemente la respuesta inmediata sea NO, pero si a continuación se recopilan los momentos de satisfacción, ternura, generosidad y gozo, ya no puede ser un NO tan radical. Por ello no nos perdemos en ese abismo inmenso, frío e inquebrantable del olvido.

Sin entrar en la discusión sobre en qué consiste la felicidad o incluso si existe, Borges nos anima a buscarla en los momentos y en la medida en que se ofrece a todo ser humano, como algo inherente a nuestra condición; lo contrario sería un crimen, un atentado contra la propia vida, porque los errores son tanbién inherentes al ser humano (ya lo decía Cicerón de forma mucho más escueta: Humano es errar, pero solo los estúpidos perseveran en el error). Sin embargo, como el propio poeta explica, cuando nos damos cuenta de que estamos desperdiciando nuestra vida tenemos que corregirla de inmediato, pues la muerte no nos da una segunda oportunidad.

Instantes

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

(Atribuido falsamente a Borges)
 

¡Seamos felices cuando la vida nos regale unos instantes siempre efímeros!

CARPE DIEM

No es malo cometer errores. Es más, posiblemente aprendamos más de los errores que de los aciertos, ya que nos sirven de acicate, de advertencia para estar más atentos, para ser más responsables, etc… según el caso y el tipo de error. Los errores indican acción. “Si no te equivocas de vez en cuando es que no lo intentas”, dijo Woody Allen. El que no hace nada, nunca yerra. “He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola” (Jorge Luis Borges).

Podéis ver el poema Instantes en imágenes acompañadas de música:

 
 
 
 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HE COMETIDO EL PEOR DE LOS PECADOS…

  1. Pedro dijo:

    Muy cierta la letra del poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s