RECETA SEGURA

Estudia poco o nada, y la carrera
acaba de abogado en estudiante,
vete, imberbe, a Madrid, y, petulante,
charla sin dique, estafa sin barrera.

Escribe en un periódico cualquiera;
de opiniones extremas sé el Atlante
y ensaya tu elocuencia relevante
en el café o en junta patriotera.

Primero concejal, y diputado
procura luego ser, que se consigue
tocando con destreza un buen registro;

no tengas fe ninguna, y ponte al lado
que esperanza mejor de éxito abrigue,
y pronto te verás primer ministro.

ÁNGEL DE SAAVEDRA, DUQUE DE RIVAS

Ángel de Saavedra, el Duque de Rivas, nació en Córdoba en 1791. Perteneció al partido liberal, por lo que tuvo que marchar al exilio durante el absolutismo de Fernando VII. Residió en Malta, Francia, Inglaterra e Italia, donde estableció contacto con escritores que iniciaban el Romanticismo y trajo estas influencias a España a su vuelta, tras la amnistía concedida a los exiliados. El éxito de su drama histórico Don Álvaro o la fuerza del sino fue rotundo e instauró el romanticismo en el teatro español. Además de sus obras dramáticas, el Duque de Rivas escribió poesía. Sobresale por sus romances históricos, entre los que destacan El moro expósito, basado en la leyenda cordobesa de los siete Infantes de Lara, Un Castellano Leal La Antigualla de Sevilla. Murió en Madrid en 1865, siendo Director de la Real Academia de la Lengua.

Hemos elegido a Ángel de Saavedra como representante del liberalismo español del siglo XIX que dio como fruto la Constitución de Cádiz de 1812, cuyo bicentenario se conmemora estos días. Fueron muchos los escritores que, después de luchar por conseguir la libertad para España, se vieron obligados a marchar al exilio, como Martínez de la Rosa, Espronceda o el mismo Duque de Rivas. Este hecho involuntario resultó muy enriquecedor para la literatura española, pues volvieron a nuestro país con las nuevas ideas románticas, gestadas en Inglaterra, Alemania y Francia. 

El soneto que proponemos parece escrito hoy, salvando la retórica decimonónica. Se trata de una sátira desengañada contra los políticos de su época que consideramos interesante rescatar en la etapa electoral que ahora vivimos. Es nuestro particular homenaje a la Constitución de 1812, cuyas avanzadas propuestas tardarían mucho en llegar a la vida cotidiana de los españoles.

Para continuar inmersos en la poesía romántica, os ofrecemos un vídeo en el que se recita el comienzo de uno de los romances históricos más famosos del Duque de Rivas, Un castellano leal. 


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s