VIAJE A ÍTACA

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al salvaje Poseidón encontrarás,

si no los llevas dentro de tu alma,

si no los yergue tu alma ante ti.

 

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia

y hazte con hermosas mercancías,

nácar y coral, ámbar y ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

a aprender, a aprender de sus sabios.

 

Ten siempre a Itaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

 

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

 

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas.

 

Konstantinos Kavafis. Antología poética.  Alianza Editorial, Madrid 1999.

Edición y traducción, Pedro Bádenas de la Peña

Konstantinos Kavafis nació en Alejandría (Egipto) en 1863 y murió en 1933. Fue uno de los poetas más importantes del siglo XX y participó en el renacimiento de la lengua griega moderna. Trabajó como periodista y como funcionario, y publicó relativamente poco en vida, aunque tras su muerte su obra cobró paulatinamente influencia. Su atípica temática —fuertemente urbana e introspectiva, y sin ocultar la orientación homosexual del poeta— retrasó su aceptación, pero lo convirtió luego, en la década de 1960, en un icono de la cultura gay. La obra de Kavafis, desde unos inicios alimentados por la lectura de parnasianos y simbolistas franceses, es madura, exigente, habitada por una refinada cultura grecolatina y una latente ironía. Influyó en poetas españoles como Jaime Gil de Biedma, Luis Antonio de Villena o Luis Alberto de Cuenca.

Este poema ha sido propuesto por el alumno de 2º de Bachillerato B Manuel García Pérez de Algaba. Su comentario es el siguiente:

Es un poema que me encanta porque habla de la ilusión a la hora de emprender un camino y hacer cosas nuevas y del camino en sí como meta, como algo que se debe disfrutar, por lo que creo que es un texto muy inspirador en un instituto.

Podéis conocer la historia de Ulises y de su viaje a Ítaca, narrado en la Odisea, en el siguiente vídeo:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VIAJE A ÍTACA

  1. José Antonio Álvarez Enamorado dijo:

    “El que sólo busca la salida no entiende el laberinto, y, aunque la encuentre, saldrá sin haberlo entendido.” (José Bergamín).

  2. Marisi dijo:

    Me ha encantado:
    Luchar por un objetivo, no rendirse, aprender de las dificultades y saborear el haberlo conseguido…
    Todo lo que necesitamos en nuestro centro educativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s