EL DEBER DE LOS PADRES

 

EN Borriquitos con chándal, un ensayito, ya clásico, de principios de siglo, Rafael Sánchez Ferlosio contradecía el mantra principal de que la vida pública invade a cada paso la privada cuando lo real, y desasosegante, es exactamente la viceversa, esto es, la usurpación de lo público por mil fobias privadas e innegociables. La observación no solo era justa, sino profética: quince años después de escrita se aprecia su verdad hasta en las formulaciones más idiotas, como esa del periódico personalizado. Pero, tal y como aventuraba su título, el destino de la advertencia ferlosiana era la educación y, en lo que ahora me interesa, ese arrogarse de los papás y mamás «el derecho de mantener sometidos a constante control y vigilancia los criterios y las prácticas de un profesorado del que se consideran autorizados a desconfiar de modo sistemático».

El ejemplo del mes de este asalto es la iniciativa de una madre, Eva Bailén, que ha recogido hasta ahora 100.000 firmas digitales (después de unos años en franca decadencia, gracias a la educación y al progreso, ha aumentado espectacularmente el número de analfabetos que firman con el dedo) para que se «racionalicen» los deberes, es decir, para que se reduzcan y lo niños puedan jugar y seguir adelante con su llamada vida emocional. El asunto es recurrente en todos los países donde hay deberes y derechos. Los deberes son una grave molestia para los padres y ya no digamos si, como ocurre cada vez con más frecuencia, en la casa solo hay uno. Lo ideal y cómodo sería que los deberes se consideraran una actividad extraescolar más, como el bádminton o el oboe, encargada a los especialistas. Pero la mala conciencia paterna no admite esa externalización y corta por lo sano: fuera deberes. Lo que, obligatoriamente, afecta al plan lectivo diseñado por los profesores y supone una invasión más de su competencia, coherente con esa extendida consideración de la escuela como aparcamiento.

El creciente contrapoder parental proyectado sobre la escuela (toques de corneta digitales y esos temibles y entrometidos grupos de padres en Whatsapp) no solo afecta gravemente a la experiencia del niño, que cada vez percibe menos la escuela como un lugar distinto, extraño y difícil, donde tomar conciencia de lo público, sino que está lógicamente vinculado a la imparable pérdida de autoridad del profesorado. Y a los desoladores resultados intelectuales que esta pérdida de autoridad supone.

ARCADI ESPADA

Arcadi Espada nació en Barcelona en 1957. Es licenciado en Ciencias de la información y ha colaborado en diversos medios escritos, como Mundo Diario, El noticiero Universal, La Vanguardia, Diario de Barcelona, El País y El Mundo. También colabora en el programa de Onda Cero Herrera en la Onda. Ha recibido varios premios, como el Francisco Cerecedo, por su obra Raval: del amor a los niños; el Ciudad de Barcelona de Literatura por Contra Catalunya y el Espasa de ensayo por su estudio sobre los Diarios de Josep Pla. Entre 2009 y 2010 fue director del periódico digital Factual. En su obra destaca la crítica a muy diversas modalidades de escritura periodística, en lo que tienen de contaminación ideológica y traición a la objetividad. Comprometido políticamente, es uno de los promotores más conocidos de la plataforma cívica Ciutadans de Catalunya (Ciudadanos de Cataluña), que promovió la creación de un partido político, Ciudadanos, en el que no se integró y con el que se mostró muy crítico. También apoyó la creación del partido Unión Progreso y Democracia (UPyD). Su blog El mundo por dentro y por fuera recoge sus opiniones sobre los temas más diversos (http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/).

Pilar Nevado nos propone este artículo de Arcadi Espada para hacernos reflexionar sobre el papel del profesorado y de las familias en la educación. En plena y polémica implantación de la reforma, creemos interesante considerar otro punto de vista más.

En el siguiente enlace podéis ver una entrevista con el autor del texto de esta semana:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s