Soneto 18 de Shakespeare

Shall I compare thee to a summer’s day?
Thou art more lovely and more temperate.
Rough winds do shake the darling buds of May,
And summer’s lease hath all too short a date.

Sometime too hot the eye of heaven shines,
And often is his gold complexion dimmed;
And every fair from fair sometime declines,
By chance or nature’s changing course untrimmed.

But thy eternal summer shall not fade
Nor lose possession of that fair thou ow’st,
Nor shall Death brag thou wand’rest in his shade,

When in eternal lines to time thou grow’st.
So long as men can breathe or eyes can see,
So long lives this, and this gives life to thee.

 

¿A un día de verano compararte?
Más hermosura y suavidad posees.
Tiembla el brote de Mayo bajo el viento
y el estío no dura casi nada.

A veces demasiado brilla el ojo
solar, y otras su tez de oro se apaga;
toda belleza alguna vez declina,
ajada por la suerte o por el tiempo.

Pero eterno será el verano tuyo.
No perderás la gracia, ni la Muerte
se jactará de ensombrecer tus pasos
cuando crezcas en versos inmortales.

Vivirás mientras alguien vea y sienta
y esto pueda vivir y te dé vida.

WILLIAM SHAKESPEARE, Sonetos. Selección y traducción de Manuel Mujica Lainez, Editorial Losada, Buenos Aires, 1964

William Shakespeare (Stratford-upon-Avon, 1564 1616), conocido en ocasiones como “El Bardo de Avon” (o simplemente “El Bardo”), es considerado el escritor más importante en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal. Uno de los grandes dramaturgos contemporáneos del autor, Ben Jonson, afirmó: “Shakespeare no pertenece a una sola época sino a la eternidad”. Harold Bloom, el crítico estadounidense, sitúa a Shakespeare, junto a Dante Alighieri, en la cúspide de su “canon occidental”: «Ningún otro escritor ha tenido nunca tantos recursos lingüísticos como Shakespeare. […] Sin embargo, la mayor originalidad de Shakespeare reside en la representación de personajes: Bottom es un melancólico triunfo; Shylock, un problema permanentemente equívoco para todos nosotros; pero sir John Falstaff es tan original y tan arrollador que con él Shakespeare da un giro de ciento ochenta grados a lo que es crear a un hombre por medio de palabras».

Shakespeare fue un poeta y dramaturgo venerado ya en su tiempo, pero su reputación no alcanzó las altísimas cotas actuales hasta el siglo XIX. Con el paso del tiempo, se ha especulado mucho sobre su vida, cuestionando su sexualidad, su filiación religiosa, e incluso la autoría de sus obras. Entre ellas, destacaremos sus Sonetos, sus tragedias universalmente conocidas, como Romeo y Julieta, Julio César, Hamlet, Otelo, Macbeth,  etc.; sus comedias El sueño de una noche de verano, El mercader de Venecia, Mucho ruido y pocas nueces, Las alegres comadres de Windsor y La tempestad, su testamento literario, y sus dramas históricos basados en el turbulento pasado de su país.

La crítica ha destacado sobre todo dos aspectos de la obra dramática de William Shakespeare. En primer lugar, la indiferencia y distanciamiento casi inhumanos del autor respecto a la realidad de sus personajes. No moraliza, no predica, no propone fe, creencia, ética ni solución alguna: plantea, y lo hace mejor que nadie, algunas de las angustias fundamentales de la condición humana (ser o no ser, la ingratitud, sea filial (El rey Lear) o no, la ambición vacía), pero nunca les da respuesta. No sabemos qué pensaba Shakespeare, aunque su visión de fondo es pesimista y sombría ante la posición del hombre en la realidad. En segundo lugar, la crítica ha destacado su extraordinario poder de síntesis como lírico y como creador de personajes. Cada uno de ellos representa en sí mismo una cosmovisión, por lo cual se le ha llamado Poet’s poet (poeta de poetas). 

Con ocasión del 400 aniversario de la muerte de Shakespeare, el Departamento de Inglés de nuestro centro ha querido celebrar el día de San Valentín con uno de los más hermosos y conocidos sonetos del autor inglés. 

En este enlace podéis escucharlo en su lengua original. Y en este fragmento de la película Shakespeare in love se muestra el momento en el que, supuestamente, fue concebido el soneto. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s