EL OFICIO DEL POETA

Contemplar las palabras               
sobre el papel escritas, 
medirlas, sopesar 
su cuerpo en el conjunto               
del poema, y después, 
igual que un artesano, 
separarse a mirar               
cómo la luz emerge 
de la sutil textura. 
Así es el viejo oficio               
del poeta, que comienza 
en la idea, en el soplo 
sobre el polvo infinito               
de la memoria, sobre 
la experiencia vivida, 
la historia, los deseos,               
las pasiones del hombre.
La materia del canto 
nos lo ha ofrecido el pueblo               
con su voz. Devolvamos 
las palabras reunidas 
a su auténtico dueño.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

José Agustín Goytisolo (Barcelona, 1928-1999) pertenecía a una familia burguesa que sufrió la muerte de la madre, Julia Gay, en un bombardeo franquista sobre la ciudad. Años más tarde, José Agustín pondría el mismo nombre a su hija y este daría título a uno de sus poemas más famosos, “Palabras para Julia”, musicado por Paco Ibáñez. En 1993 reunió en un libro, Elegías a Julia Gay, todos los poemas dedicados a su madre. Ya desde su primer libro, El retorno (1955) este fue uno de los temas fundamentales, lo mismo que en Final de un adiós (1984), que pretendió cerrar esta herida. 

Estudió Derecho en Barcelona y Madrid, donde conoció a otros poetas de su generación, como José Ángel Valente o José Manuel Caballero Bonald. Este grupo, llamado Generación de los 50, estaba compuesto por poetas y novelistas comprometidos contra la dictadura y con la vida, entre los que también se cuentan Juan García Hortelano, Carmen Martín Gaite o Luis Martín Santos, noctámbulos, bebedores y liberales. 

Tras el éxito de su primer libro, José Agustín alcanzó gran reconocimiento. Recibió el Premio Adonáis en 1954, el Boscán en 1956 por su libro Salmos al viento y el Ausias March en 1959 por Claridad. Reunió su obra en el tomo titulado Años decisivos. Tras una crisis creativa, publicó Algo sucede (1968), Bajo tolerancia (1973), Taller de Arquitectura (1977), Del tiempo y del olvido (1980) y Como los trenes de la noche (1994). Su último libro de poemas data de 1995, Cuadernos de El Escorial. También fue traductor de poetas como Pavese y otros autores catalanes, reunidos en Poetas catalanes contemporáneos (1968) y Veintiún poetas catalanes para el siglo XXI (1996). 

A pesar de ser un hombre vitalista, al final de su  vida padeció múltiples depresiones. Falleció al precipitarse del balcón de su casa en extrañas circunstancias. 

Este poema, elegido por Ángel Campillo, cierra por este curso nuestra Pausa semanal. Agradecemos a todos los colaboradores sus aportaciones y comentarios, que enriquecen año tras año este blog. 

Podéis escuchar la canción “Palabras para Julia” en el siguiente vídeo:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL OFICIO DEL POETA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s