PREPARANDO LA CENA

La otra noche vi la tele. Era sábado y mientras preparaba la cena puse un debate nocturno. Allí salía el más joven de los aspirantes al liderazgo en el Partido PopularSe llama Pablo Casado y se expresa con estupenda soltura. Atacó a sus rivales y esquivó cualquier pregunta incómoda. Cuando le insistieron en afear los enormes casos de corrupción que han salpicado a su partido, terminó por decir que los españoles están fatigados de hablar de esas cosas y que lo que quieren es que los medios y los políticos hablen de las cosas que les importan, como el paro, la sanidad y la educación. Fue entonces cuando habló de la educación y dijo algo chocante. Según un estudio europeo, la mayoría de los alumnos actuales desempeñarán trabajos en el futuro que hoy en día no existen. Serán nuevos oficios. Por eso, explicó, es absurdo que sigan estudiando de memoria los nombres de los ríos y los reyes godos. Cuando lo escuché me pareció un razonamiento muy atinado. Pero un segundo después, algo disparó mi capacidad de estupefacción.  

Para empezar ya casi nadie estudia los reyes godos. Y en segundo lugar, si de verdad los empleos del futuro están por inventarse, lo único que merece la pena aprender es el nombre de los ríos, porque de lo que estamos seguros, si algún trasvase no lo impide, es de que el Duero, el Tajo, el Ebro y el Guadalquivir van a seguir donde están cuando nos muramos todos los que estamos ahora mismo vivos. La enseñanza aplicada a los empleos no es la base esencial de la enseñanza. He aquí un error habitual de los políticos. La enseñanza debería destinarse a formar los mecanismos de pensamiento y estudio de las personas, abrirles la capacidad de aprender, mostrarles el camino para ser personas creativas, plenas y solventes. También honestas, también articuladas, capaces de discutir con palabras, de asociar ideas, de relacionar la historia del pasado con la historia por venir y de entender que formamos parte de una humanidad que ha parido ingenios tan bellos, prácticos y eficaces que estudiarlos no es una condena sino un modo de rendirles admiración para tratar de emularlos algún día.

Yo no sé la idea que tienen de empleo para sus hijos, pero sí sé que preferiría que fueran capaces de desempeñar oficios para los que valen, en los que se sienten retados, vocacionalmente fascinados, en los que pueden ser valiosos, creativos y experimentadores hasta puntos inalcanzables hoy día. También sé que muchos de ellos tendrán que conformarse con labores mecánicas, puestos por debajo de sus ideales, empleos penosos con los que sobrevivir. Pero no quiero que estudien para ellos desde niños. Quiero que estudien para soñar, para ser libres, para aspirar a tocar con los dedos lo más grande que tenemos, ríos y geografías, pasado histórico, legado artístico, idiomas ajenos, todo aquello que es inútil para según qué líderes sociales. Ya que no sabemos qué empleos se inventarán en el futuro para paliar un paro tan desbordado como el español, formémoslos en lo esencial, valores humanísticos y conocimiento científico no aplicado a la tecnología de paso, sino a la grandeza inmortal. Y que corran un rato y estén sanos y flexibles, y que sepan algo de música y teatro y también filosofía, porque se dediquen a lo que se acaben dedicando y aunque se especialicen para desempeñar un oficio, esas disciplinas les serán providenciales. Así que apagué la tele y terminé de preparar la cena.

DAVID TRUEBA, El Periódico, 8/6/2016.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo. Autor polifacético, como guionista debutó con la película Amo tu cama rica (1992), de Emilio Martínez-Lázaro. Otros de sus guiones más conocidos son los de Los peores años de nuestra vida (1994), Two much (1995), Perdita Durango (1997), La niña de tus ojos (1998) o el documental de Carles Bosch Balseros (2002), nominado al Oscar. Su primera película como director fue La buena vida (1996), a la que siguieron Obra Maestra (2000), Soldados de Salamina (2003), Bienvenido a casa (2006) y Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), entre otras. En televisión codirigió el show El peor programa de la semana, junto a El Gran Wyoming (1993-94). Creó y dirigió en 2010 la serie de televisión para Canal + ¿Qué fue de Jorge Sanz? Ha publicado cinco novelas: Abierto toda la noche (1995), Cuatro amigos (1999), Saber perder (2008), que obtuvo el Premio Nacional de la Crítica  la Mejor Novela y fue designada “Novela del año” por El Cultural de El Mundo; Bitz (2015) y Tierra de campos (2017). Sus artículos en prensa han sido recogidos en las antologías Artículos de ocasión (1998), Tragarse la lengua y otros artículos de ocasión (2003) y Érase una vez (2013).

El artículo que publicamos esta semana pretende centrar la reflexión sobre la enseñanza en lo esencial del sistema docente, que en nuestro país no consigue un consenso entre las distintas tendencias políticas y parece más atento a las necesidades laborales que a la formación integral del individuo. 

Para conocer mejor a David Trueba, podéis ver el siguiente vídeo:

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PREPARANDO LA CENA

  1. “Es absurdo que sigan estudiando de memoria los nombres de los ríos y los reyes godos”.

    Siguiendo el argumentario que cita David Trueba de Pablo Casado, resulta revelador que no critique la presencia de la religión en las aulas, otro de los grandes logros de la constitución de 1978, supongo que es de vital importancia que siga en las aulas… Según su modelo de sociedad, claro está.

    La derecha siempre ha considerado la educación con una óptica mercantil y productiva: “la educación es la mejor inversión”, sentencia con la cual coincido plenamente; pero para formar a ciudadanos que se expresen, opinen y piensen en libertad, no con un fin productivo y servil a los intereses de unos pocos… Cochambre neoliberal que antepone el rédito económico a las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s