MILAGRO

Resultado de imagen de cada día es un milagro

En la puerta del frigorífico y también en el espejo del lavabo he escrito una oración con los colores ingenuos de Joan Miró, rojo, azul, amarillo. Siempre que entro en la cocina o en el cuarto de baño estoy obligado a leerla. La oración dice: cada día es un milagro. Aunque tengo la costumbre de afeitarme con la luz apagada, no obstante, vislumbro esa inscripción en el fondo de la oscuridad junto a la sombra de mi rostro. Ese aviso guarda también los quesos, frutas, mermeladas, pescados y otros alimentos. Antes de acceder a ellos debo deletrear mentalmente esa máxima como si fuera la clave que abre la caja del tesoro. Hace tiempo que considero que la historia universal sólo consiste en lo que sucede cada hora a 200 metros a mi alrededor. Me afeito a oscuras porque sé que fuera están bombardeando constantemente, si bien no se derrumban las cajas ni hay muertos bajo los escombros. Las ruinas sólo se producen en mi propio rostro, por eso apago la luz aunque no suenen las sirenas. Gracias a la oscuridad de momento logro salvar la cara. Es el primer milagro del día. Después de afeitarme salgo del cuarto de baño y al instante comienza la historia universal. Mientras me dirijo al frigorífico oigo al chatarrero. Miro por la ventana su carromato lleno de trastos y me llevo una gran alegría al comprobar que no estoy entre ellos y ése es el segundo milagro. Abro el frigorífico: hay mantequilla. Suena el teléfono: me llama un amigo. Salgo a la calle: hace sol, dos adolescentes se besan y yo encuentro un taxi enseguida. Leo el periódico: ha habido un accidente multitudinario y uno de los muertos no soy yo todavía. Oigo en el telediario lo que dicen unos políticos: es un milagro que yo no haya votado a esos idiotas. Asisto por la tarde a la presentación de un libro: me consuelo pensando que no soy yo el que ha escrito esa basura. Pude haberme visto el rostro en el espejo cuando me afeitaba, haber viajado en el carromato del chatarrero, no tener mantequilla en el frigorífico y en cambio haber escrito ese libro detestable. Cada día es un milagro.

MANUEL VICENT, El País, 20/10/96.

Resultado de imagen de Manuel vicent

Manuel Vicent (Villavieja, Castellón, 1936), es uno de los escritores más consagrados en el actual panorama literario español. Estudió Derecho y Periodismo. Colaboró en revistas emblemáticas, como Hermano Lobo y Triunfo. Publica sus primeros artículos sobre política en el diario Madrid y posteriormente, en El País, donde aún continúan apareciendo sus jugosas columnas desde 1981. Su producción literaria abarca pbras de teatro, relatos, novelas, artículos, entrevistas, biografías y libros de viajes. Dos de sus novelas más famosas, Tranvía a la Malvarrosa y Son de mar han sido llevadas al cine. También es galerista de arte. Pero, sobre todo, como apreciamos en esta columna, Vicent sabe disfrutar de la vida, de los placeres cotidianos, en especial de la vida mediterránea. En sus artículos la luz y la voluptuosidad del instante pleno son notas habituales. Andrés Rábago García (El Roto) dice del escritor: «Uno, que ya no cree en casi nadie, cree en Manuel Vicent como uno de los últimos monjes que va miniando el códice desordenado de la actualidad». Y el propio Vicent afirma, refiriéndose a sus columnas: “Para que todo el universo quepa en una columna de 66 líneas a 30 espacios es necesario desechar lo que sobra: planetas, estrellas, galaxias, el vacío que existe entre ellas con su silencio de piedra pómez. Hay que quedarse solo con lo esencial: con las grandes pasiones que mueven al alma de unas hormigas, con las horas infinitas que invierten los muertos soñando. Una columna de periódico debe ser el reloj de arena que filtre la memoria de ese deseo que el lector sentirá mañana.” (A favor del placer).

Vuelve a nuestra Pausa semanal Manuel Vicent con una columna en la que nos invita a disfrutar de lo bueno que tiene cada día, algo que, generalmente, no apreciamos, inmersos en la vorágine de los afanes cotidianos. 

En el siguiente vídeo, Juan Cruz entrevista a Manuel Vicent.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s